Manuela Mutti  

Viviendo encrucijadas

17/05/2018

Los seres humanos estamos hechos de contradicciones, convivimos con ellas todo el tiempo, el mismo aire que nos permite vivir es el que nos termina oxidando. No hay manera de sostener que nuestro pensar y nuestro accionar, sobretodo el político, pueda estar exento de esta realidad.

Se puede cambiar de parecer, se pueden rever actitudes, se puede y se debe corregir lo que se comprueba que no funciona. Es lo que hacemos con las síntesis de nuestras contradicciones lo que nos define como hacedores o charlatanes.

Esta pequeña introducción viene al caso, porque quiero contarles los grandes avances que hemos tenido en materia de vivienda (durante los gobiernos frenteamplistas) y lo mucho que todavía nos falta por hacer. 

Hasta ahora
Con el cierre del ejercicio 2017 (MVOTMA) aun en proceso, solo en el trienio que va desde el 2015 al 2017, el gobierno ha implementado 50.735 soluciones habitacionales en todo el país.

Estamos hablando de: cooperativas; construcción de viviendas por licitación; viviendas del BPS; relocalizaciones; autoconstrucción asistida;  MEVIR; préstamos para refacción y ampliación; Plan Juntos; contratos firmados a través de FGA; Plan Mejoramiento de Barrios.

Solo en Salto, en el mencionado trienio, se implementaron 1.729

Esto no solo significa un avance en infraestructura, sino que también mejora la economía cotidiana, la pequeña, la del barrio. Es trabajo para constructores y albañiles; es consumo de materiales para la construcción, pero también consumo de alimentos, prendas, etc.

Al mejorar la calidad de vida mejora la dignidad y esto genera convivencia ciudadana, esto es un golpe al corazón de la inseguridad. Y son políticas directas hacia colectivos con escasos recursos, como son los jubilados, los beneficiarios del Plan Juntos o los asalariados del campo.

Qué nos falta hoy
El lunes 23 de abril, aprovechando la visita de la Diputada Susana Pereyra (miembro de la Com. de Vivienda en Diputados), dirigimos nuestra recorrida departamental hacia los barrios con mayo-res carencias en materia habitacional.

Anduvimos por asentamiento la Esperanza, Barrio Ceibal, Barrio Burton, La Amarilla, Caballero y Barrio Artigas. Conversando con vecinas y vecinos. Nos reunimos con un grupo de mujeres, ma-dres solas, luchadoras, que juntas sostienen un comedor en Barrio Caballero y ahora buscan or-ganizarse por una vivienda. También recibimos a los deudores del BHU.

Y confirmamos unas cuantas situaciones, algunas son problemas y otras son virtudes, que ya venimos trabajando en otras áreas y que tienen directa incidencia en la problemática habitacional. Hablamos de, en su mayoría, situaciones laborales de precariedad. Pero también hablamos de vecinos que quieren regularizar el agua y la luz. También hablamos de trabajadoras y trabajadores que se organizan para darse una mano, que no quieren regalos por parte del Estado, solo lo que les corresponde por ser ciudadanos de deberes y derechos.

En síntesis
Como miembros de este gobierno, que también está lleno de contradicciones, es nuestro deber hilar cada vez más fino para seguir llegando a los problemas más complejos, que son los más difíciles de resolver, que son los que nos quedan por resolver. Y para eso estamos, vamos a gol-pear todas las puertas que sean necesarias, vamos a partirnos el marote para conseguir los re-cursos necesarios en la próxima Rendición de Cuentas, vamos a poner pienso y buscar articular con los diferentes actores institucionales que trabajen en los territorios, haciendo que cada $ rinda.

Pero como miembros de una organización política, como seres políticos, seguiremos insistiendo en la organización de las personas. Aunque se junten a presionarnos, a apurarnos, a criticarnos…a sensibilizarnos, para que nada de lo humano nos sea ajeno.

La crítica es nuestra aliada, la crítica constructiva y -sobretodo- colectiva. Con gente organizada no hay problema que no se pueda resolver, ni tiempos que no se puedan agilizar, ni voluntades que no se puedan conquistar.

Así que, y como diría Gramsci un 1º de mayo de 1919:

“Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia;
Conmuévanse, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo;
Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza"