Charles Carrera  

Rendición de Cuentas

Martes, Septiembre 3, 2019

Fundamentando la presentación del Proyecto de Rendición de Cuentas que cierra este período de gobierno:

“Sr. Presidenta:

Lo primero que corresponde es destacar el trabajo realizado por todo el equipo que participó en esta Rendición de Cuentas. Desde cada legislador hasta los funcionarios administrativos que, con sus esfuerzos, facilitaron de manera sustancial la ardua tarea que implica una Rendición de Cuentas. A todos ellos, el agradecimiento y el reconocimiento por la labor realizada.

I Consideraciones y Fundamentación

Señora Presidenta, esta rendición de cuentas que se da al final de este período de gobierno y justo en un año electoral, nos brinda la oportunidad perfecta para evaluar lo que ha sido el desempeño del equipo económico del gobierno.

La semana pasada tuvimos el placer de intercambiar ideas y consultas con el Ministro Danilo Astori y debo decir que en dicha instancia, con toda la información brindada, ha sido más que provechosa y nos ha dado una visión certera sobre el momento en que se encuentra el país y las perspectivas hacia el futuro!!!.

Si algo quedó claro de la comparecencia del Ministro, es esa idea de que “el país” es “el país y sus circunstancias”. O sea, es el país y su contexto. Que las circunstancias en las que se encuentra, sumadas a la política desarrollada por el gobierno, son las que determinan su realidad.

Y quiero hacer hincapié especialmente en la función de la política económica a la hora de aprovechar las circunstancias, ya sean favorables o desfavorables. Porque si algo lograron las administraciones frenteamplistas, fue justamente dejar atrás ese mito de que los éxitos o los fracasos en materia económica, dependen exclusivamente de factores externos!!!!. Los factores externos pueden afectar positiva como negativamente, pero estos nunca son los determinantes exclusivos del éxito o el fracaso de una administración en materia económica.

Esto lo digo, porque se llegó a decir en alguna oportunidad que la crisis de 2002 fue una cuestión exclusivamente importada del exterior, como una suerte de tormenta imprevisible que iba a generar una crisis de manera indefectible, independientemente de lo que el gobierno pudiera hacer al respecto.

No compartimos esta visión y creemos que la función de un gobierno es ir dando respuestas en cada circunstancia en la que se encuentra.

Como creemos también que las políticas que se aplican en tiempos de bonanza económica, si son acertadas, pueden determinar mejores posiciones o posiciones no tan desfavorables, cuando los tiempos no son tan buenos. Eso se llama previsibilidad, lo cual resulta fundamental a la hora de pensar la economía de un país.

Uruguay no solo se encuentra en un contexto regional mucho más complicado en la medida que los vecinos Brasil y Argentina están bastante comprometidos desde hace unos años, sino que a nivel mundial también se ha venido registrando una fuerte desaceleración de la Economía. Mientras que en 2018 el FMI proyectaba un crecimiento global de 3,9% para 2019 y 3,7% para 2020, en la actualidad la desaceleración -que afecta a cerca del 70% de la economía mundial- hace que, de acuerdo a las últimas proyecciones elaboradas por el FMI el pronóstico se ubique en 3,3% y 3,6% para 2019 y 2020, respectivamente. Estos datos surgen luego de sucesivas revisiones a la baja que se fueron dando.

Parte de la explicación de este fenómeno caracterizado por el menor dinamismo económico, es atribuido a las crecientes presiones proteccionistas en materia comercial. Si bien estas tienen su cara más visible en la guerra comercial entre EEUU y China, su expresión se manifiesta a nivel global.

A su vez, debemos sumar la incertidumbre acerca del rumbo que tomará la política monetaria de EEUU, donde ha habido fuertes cuestionamientos a la autonomía de la Reserva Federal (FED). Además, el ritmo de crecimiento de la economía china descendió como consecuencia de un entorno regulatorio más severo destinado a combatir la actividad bancaria paralela informal. Este hecho, sumado a la profundización del conflicto comercial con Estados Unidos, constituye un ingrediente que contribuye a explicar la pérdida de dinamismo de la economía global.

La Zona Euro también ha tenido un fuerte debilitamiento en este último tiempo. En este sentido, la economía europea se viene enfriando desde 2018, con un fuerte debilitamiento en la confianza de los consumidores y las empresas, la caída de la producción más allá de los previsto, el enlentecimiento del sector automotriz alemán, la creciente incertidumbre política y financiera en Italia. Todo esto además se da en el contexto de las incertidumbres generadas por el Brexit.

Como dijimos Sra. Presidenta! a nivel regional (particularmente en cuanto a los vecinos) la situación no parece ser demasiado alentadora.

En el año 2018 el nivel de actividad de la economía argentina registró una contracción de 2,5% en términos reales, mostrando un deterioro de casi 4 puntos porcentuales respecto del previsto al momento de elaborar la Rendición de Cuentas 2017 (+1,3%). Ante este nuevo deterioro en la situación económica, se produjo un nuevo ajuste a la baja de las expectativas de crecimiento económico de Argentina. Concretamente, los analistas consultados en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) en su último informe del mes de mayo, proyectan una contracción del PIB del orden de 1,5% para este año (tres décimas menos que en el REM de comienzos de año y cuatro puntos menos que lo previsto hace un año). A este contexto, debe sumarse el cimbronazo generado luego de que se celebraron las Elecciones Internas Obligatorias argentinas el pasado 11 de agosto, que generó en el vecino país una fuerte suba del dólar y del Riesgo País que trepó a cifras elevadísimas. La pesadilla argentina parece no tener fin y demuestra a las claras lo que dije anteriormente en cuanto al papel que juegan los gobiernos a la hora de posicionarse ante contextos económicos desfavorables.

Si algo es demostrativo del margen de acción que tienen los gobiernos es justamente la crisis argentina, donde todas las decisiones en materia económica tomadas en estos últimos años, los llevó a una situación mucho más grave de la que se encontraban!!!!

En Brasil, si bien en el año 2018 la actividad económica cerró con un crecimiento del PIB de 1,1%, indicadores más recientes de actividad sugieren que la economía brasileña volvió a perder dinamismo, tal como se observó en el último trimestre del año 2018 donde el PIB permaneció estable en términos desestacionalizados. En efecto, el PIB registró en el primer trimestre del año un descenso de 0,2% en términos desestacionalizados con respecto al trimestre inmediato anterior, producto de una caída tanto de la inversión como de las exportaciones (con descensos de 1,7% y 1,9% respectivamente). En tanto, la producción industrial mensual, creció 0,3% en el mes de abril en términos desestacionalizados luego de la caída sufrida en el mes de marzo (-1,4%). De este modo, en lo que va del año la actividad industrial acumuló un descenso anual de 2,6%. En este contexto de desaceleración de la economía, los analistas locales encuestados por el Banco Central de Brasil (BCB) continúan corrigiendo a la baja los pronósticos de crecimiento para 2019 y esperan para este año un incremento en el nivel de actividad de 0,9% (frente al crecimiento de 3% previsto al momento de elaborar la Rendición de Cuentas 2017), resultado del escaso avance del gobierno en su agenda de reformas.

En cuanto a Uruguay, debemos decir que más allá de las dificultades, el país ha logrado posicionarse en una situación de estabilidad!!!!. Esto no implica desconocer que existen ciertos problemas.Pero debemos reconocer que estos se vienen afrontando y que en el corto plazo debemos seguir trabajando sobre ellos.

En el año 2018, la economía uruguaya verificó un crecimiento del PIB de 1,6%.De esta manera, acumuló 16 años de crecimiento continuo, lo que supone -desde que se tiene registro- como el período de expansión de la actividad económica históricamente más largo de nuestro país.

Más allá de esto, no podemos desconocer que desde el año 2015 la economía uruguaya enfrenta un contexto externo más deprimido y volátil que en la pasada década, caracterizado por una marcada incertidumbre a nivel global e importantes tensiones y desequilibrios macroeconómicos provenientes del entorno regional. El ministro Astori hacía referencia a un crecimiento en descenso, con un ritmo que ha venido declinando en los últimos tiempos, hasta llegar a un crecimiento de 1,6 en 2018.

Pero más allá de esto, contrasta de manera especial el rendimiento económico que ha tenido nuestro país en comparación con los vecinos de la región. Acá, más allá de que el crecimiento ha sido menor al esperado, este igualmente no ha cesado.

Hoy, por ejemplo, una crisis en Argentina ya no nos afecta tanto como antes. Y todo eso, tiene una razón de ser y es el hecho de habernos desacoplado de la región.

Que, dicho con otras palabras, implica habernos preparado para este tipo de situaciones.

Haber diversificado nuestros vínculos comerciales con el exterior, disminuyendo en cierta medida nuestra relación de dependencia con la región y en particular con Argentina.

Este hecho, que viene siendo afirmado por nuestro Poder Ejecutivo ha sido destacado también en un estudio realizado por el Grupo de Análisis Macroeconómico y Comercio del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UDELAR.  El mismo explica que el crecimiento del PBI uruguayo parece haberse alejado de la evidencia de estudios previos, que mostraban que era en el largo plazo, el resultado de la semisuma de las tasas de expansión de Argentina y Brasil. Según los autores del estudio, no solo parecen haberse modificado los vínculos entre las tasas de crecimiento de los tres países, sino también sus relaciones comerciales y financieras. En definitiva, la investigación concluye que el crecimiento económico de Uruguay ya no responde únicamente a una relación de semisuma, como fuera establecido por otros autores para el período 1980-2002.

En definitiva, señora Presidenta, existen evidencias fuertes de que este desacople regional al cual hace referencia el gobierno, es real y es resultado de las políticas impulsadas por los gobiernos frenteamplistas. Hoy Señora Presidenta, nadie puede negar que somos mucho más sólidos ante posibles desequilibrios de la región. Como tampoco, nadie puede negar que esto fue resultado de la política desarrollada por el Frente Amplio impulsando una verdadera diversificación en materia comercial, como lo acreditan los números que refieren a los destinos comerciales que tiene nuestra producción hoy en día.

Recordemos que en el año 1999 el 40% de las exportaciones iban a Brasil. Ese año, cuando Brasil devaluó, eso nos afectó directamente, y terminó siendo una bomba de tiempo que nos llevó a lo que fue la crisis de 2002. Porque las exportaciones uruguayas se vieron directamente perjudicadas. Hoy con la diversificación de los mercados estamos mucho más blindados que antes.

En este sentido, al día de hoy las exportaciones de Uruguay se distribuyen de las siguiente forma: un 32% a Asia y Medio Oriente, un 30% a Europa, EE.UU y Canadá, un 25% a países de América Latina y un 13% a otros países.

Otro indicador, que es demostrativo del desacople y que pone en evidencia el manejo responsable que ha tenido el gobierno en materia económica, es el indicador del Riesgo País.

Siempre conviene recordar lo que implica el riesgo país como índice que tiene que ver con el riesgo crediticio soberano de un país, así como sus posibilidades y costos de acceso al mercado financiero. Esta tasa que mide JP Morgan, se calcula teniendo como referencia la tasa de interés de los EE.UU.

Argentina, ha superado los 1800 puntos básicos de riesgo país. Esto significa que Argentina tiene que pagar 18 puntos de interés por encima de la tasa de Estados Unidos para acceder a los mercados financieros si necesita crédito.

Uruguay tiene apenas 179 puntos de Riesgo País, por lo que debe pagar un interés de 1,7 puntos por encima de la tasa de EE.UU. Debemos destacar que el promedio de Uruguay se encuentra por debajo del promedio ponderado de los países emergentes con grado inversor.
Todo esto, Señora Presidenta, es demostrativo de que nuestro país ha reducido considerablemente los costos de financiamiento a los que debe recurrir para acceder al crédito. Todo esto se traduce en que Uruguay cuenta con la confianza suficiente para acceder a los créditos, por su solidez financiera.

Otro aspecto que marca un diferencial con la región y demuestra cómo el gobierno ha manejado el factor de la previsibilidad, surge del stock de reservas que tiene nuestro país.Este stock, es el que utilizan los países para enfrentar eventuales contingencias financieras. El FMI es quien lleva adelante este indicador y establece un techo y un piso de reservas que indican lo que se considera adecuado. En este indicador, Uruguay duplica el mínimo y se encuentra un 40% por encima del Rango de Adecuación de Reservas. Todo esto se traduce en que Uruguay -al día de hoy-cuenta con bajos costos de financiamiento y gran solidez financiera, gracias a los fundamentos de su política económica y a la estrategia de gestión de deuda.

En suma, otro dato comparativo con la región, refiere al crecimiento que registró la economía uruguaya, comparado con la región: así la economía uruguaya creció un 19% a partir de 2011 hasta nuestros días. En dicho período la economía brasileña creció un 0,4% y la argentina cayó un 0,6%.

Sin embargo, debemos ser conscientes de los desafíos que tenemos hacia el futuro. Hoy se presenta un déficit fiscal de 4,6%, lo cual debemos apostar a reducir en los próximos años. Sobre este punto se plantea un gran debate al respecto y la campaña electoral se vuelve el contexto propicio para que se planteen las diferentes posiciones. Vemos que hay muchas discusiones sobre como ajustar el déficit, si por los ingresos a través de los impuestos o por el recorte de gastos (el viejo y conocido ajuste fiscal). El Uruguay tiene sobrada experiencia en materia de ajustes. Ya conocemos los “shocks de austeridad” que han sucedido en el pasado, las “motosierras” y las políticas que terminan exprimiendo los ingresos de los trabajadores.

El Frente Amplio no cometerá los errores del pasado que nos llevaron de la crisis económica a la crisis social. Nuestra apuesta fue, es y será, la búsqueda del crecimiento de la economía, como solución fundamental a los problemas del país. La máxima artiguista de que “los más infelices serán los más privilegiados” debe ser reafirmada en los momentos donde la economía muestra menores niveles de crecimiento y toda nuestra apuesta debe estar dirigida hacia el crecimiento. Debemos promover el aumento de la producción, con más trabajo y más innovación.

Debemos seguir transitando el camino de la diversificación de los mercados. Esto ha sido desarrollado por el gobierno y debemos seguir por ese rumbo. Destacamos el manejo de las relaciones comerciales y la integración de la producción nacional en los circuitos regionales y globales de bienes, servicios e inversiones. Todo esto en un contexto global y regional que se ve enfrentado a las fuertes tensiones proteccionistas, a las que ya hicimos referencia.

Debemos avanzar tanto en la eficacia del esfuerzo de mejora del acceso a los mercados del Mercosur como, también, en la concreción de diversas formas de acuerdos a nivel extra-regional. En particular, la integración virtuosa de la producción nacional de bienes y servicios a las cadenas globales y regionales de valor de comercio e inversión habrá de tener un cambio sustantivo – tanto por el abatimiento de aranceles, el aumento de cuotas y la supresión de las abundantes barreras no arancelarias.

Dentro de esta política, debemos destacar el acuerdo alcanzado entre el Mercosur yla Unión Europea. Es importante tener en cuenta el aporte que hace este acuerdo al incremento de la agenda de crecimiento del país, ya que la Unión Europea es el segundo destino de las exportaciones de bienes y servicios uruguayos. La Unión Europea estará concediendo preferencias prácticamente al 100% del comercio actual del MERCOSUR en un plazo de entre cero y diez años. Esto significa que, en un plazo de diez años, se podrá desmontar en un 100% la protección arancelaria.
Parte de esta política es seguir transitando en la negociación de Tratados de Libre Comercio con otros países. Hoy en día, a nivel de MERCOSUR se están negociando acuerdos comerciales con países como Canadá o Corea del Sur, los cuales se condicen con la política comercial desarrollada por el Frente Amplio que tanto ha contribuido al crecimiento económico del país.

Otro aspecto ineludible se vincula a la necesidad de aumentar los niveles de inversión y empleo, que han demostrado tener un declive en los últimos años. El problema de la Tasa de Empleo está asociada a su contracara que es la caída de la inversión. Por este motivo, el gobierno ha desarrollado una serie de políticas tendientes a estimular la inversión productiva nacional y extranjera, tanto pública como privada.

Dentro de las políticas de estímulo a la inversión debemos destacar los cambios al régimen de promoción de inversiones establecidos en el Decreto Nº 143/018, que aumentaron el peso de indicadores con mayor capacidad de derrame como son el empleo y la investigación y desarrollo e innovación, la introducción de la posibilidad de suspensión del plazo de uso de los beneficios para evitar que las empresas pierdan años de plazo cuando no generan renta, lo que resulta especialmente relevante para nuevos emprendimientos y empresas en crecimiento.

A su vez, para las empresas nuevas se incrementó el porcentaje del IRAE que pueden exonerar cada año y para los proyectos promovidos de micro y pequeñas empresas se aumentó el beneficio adicional de IRAE. En materia de resultados, más allá de los períodos de maduración de los procesos de inversión, cabe destacar que el monto de los proyectos aprobados por la COMAP en 2019 (acumulado entre enero y abril) aumentó 351% con respecto a igual período en 2018. Es importante señalar también que el 50% de los proyectos aprobados están localizados en el interior del país y más del 70% corresponde a PYMES.

A futuro debemos seguir trabajando en la promoción de políticas que permitirán la recuperación del empleo. El aumento de la inversión trae como resultado la generación de puestos de trabajo y todo eso permitirá paliar el déficit fiscal que hoy tenemos. Pero el trabajo no puede ser a cualquier costo. El Frente Amplio demostró que se pueden generar puestos de trabajo de calidad, con políticas que permitan mejorar la redistribución del ingreso.

Otra política que me gustaría mencionar por lo relevante que ha sido para el crecimiento económico que tuvo el país, es con respecto a la construcción. El desempeño del sector de la construcción explica una parte importante de la pérdida de puestos de trabajo reciente. Como respuesta a este problema, se modificó el Decreto Nº 329/016 (Decreto Nº 48/016) para proyectos de gran dimensión económica. Luego de los cambios que flexibilizaron las condiciones para acceder a este régimen, se presentaron 66 proyectos – 16% más que en 2017 – por un monto de inversión cercano a US$ 2.400 millones, lo que representa un incremento de 25% en los montos en comparación a 2017. Estamos convencidos que en la medida que estos proyectos se empiecen a llevar a cabo, contribuirán a la recuperación de la inversión y del empleo.

Como ejemplo de incentivo a la inversión privada, debemos mencionar la instalación de la nueva planta de pasta de celulosa de UPM, que próximamente llegará al Departamento de Durazno. Esta inversión será la inversión privada más grande en la historia del país. Al mismo tiempo, representa también la inversión más grande en la historia para la empresa lo que demuestra el grado de confianza en el país y sus instituciones. Debemos valorar esa muestra de confianza, ya que se da en un momento donde la región, producto de la crisis, se ha vuelto un lugar poco atractivo para atraer inversiones.

Otro aspecto fundamental que debemos destacar entre la variedad de respuestas que ha venido dando el gobierno, es la promoción del empleo a través de la ley de empleo juvenil. Esta constituye un estímulo de entidad que permitirá generar oportunidades laborales para jóvenes, vinculando el empleo, la educación y la formación profesional desde la perspectiva de los derechos fundamentales. A través de esta ley, se regulan instrumentos tendientes a generar oportunidades para el acceso al mundo del trabajo en relación de dependencia, así como la realización de prácticas laborales en el marco de programas educativos y de formación y la promoción de emprendimientos juveniles autónomos.

Destacamos además los estímulos al Agro que ha venido realizando el gobierno. En el año 2018 (y se prorrogó al 2019) se implementó la devolución del IVA gasoil para los contribuyentes del IMEBA, se dieron estímulos para la contratación de seguros climáticos, se redujo temporariamente la Contribución Inmobiliaria Rural, se redujo el costo de la tarifa eléctrica para el sector lácteo, los regantes y la industria arrocera, se habilitó el uso de certificados de crédito para cancelar pagos a empresas públicas y se fomentó la producción de maquinaria agrícola mediante la exoneración de tasas y tributos sobre la importación de materiales e insumos para su producción. A su vez, se implementó el Fondo de Garantía para Productores Lecheros para reestructurar deudas y se mejoraron las condiciones para acceder a garantías para los productores arroceros mediante el Sistema Nacional de Garantías para Empresas (SIGA).

Queremos destacar además lo que ha sido la inversión en infraestructura que ha desarrollado el Gobierno y que deberá continuarse a futuro. El actual Gobierno ha puesto particular énfasis en la importancia de la mejora de la infraestructura del país. El Gobierno presentó en 2015 un plan, por un total US$ 12.370 millones destinados a elevar la calidad de la infraestructura disponible. Para ello fue necesario realizar un importante esfuerzo presupuestal para la ejecución de obras en diversos sectores y en todo el país. Teniendo en cuenta la envergadura del plan, se previó que una parte de los recursos necesarios se financiaran a través del sector privado (en concreto, alrededor de 35% del total). Esta decisión contempló, las limitaciones presupuestales que enfrenta la planificación de gobierno, así como también las ganancias de eficiencia que se pueden alcanzar en proyectos de participación público privada (PPP). La apuesta al desarrollo de proyectos en el marco de la Ley No 18.786 de PPP forma parte de las estrategias de financiamiento elegidas por la actual Administración.

Los procesos vinculados a estos proyectos han ganado dinamismo y permiten avizorar para este año y para el año 2020 la concreción de las obras de varios proyectos viales, educativos y el más reciente vinculado al Ferrocarril Central. En efecto, se esperan inversiones en proyectos PPP por aproximadamente US$ 240 millones este año y por casi US$ 630 millones en 2020.

Por otra parte, las inversiones planificadas han cobrado especial relevancia en el marco del escenario de desaceleración económica que presenta nuestro país, por lo que el actual contexto económico necesita un impulso decidido de la inversión, fundamentalmente de la privada.

Debe destacarse también que para posibilitar mejoras de la competitividad resulta imprescindible contar con infraestructura de calidad que contribuya a una reducción de los costos logísticos y redunde en el crecimiento de los diferentes sectores de la economía. Asimismo, las inversiones del plan previeron obras de infraestructura social en seguridad ciudadana, salud, educación y vivienda. En ese sentido, el plan apostó a continuar fortaleciendo los logros alcanzados en equidad social desde la mejora de la capacidad física disponible para brindar diversos servicios a la sociedad.

El avance del plan es un reflejo del esfuerzo que el Gobierno ha realizado para viabilizar diversos proyectos de inversión que elevan la calidad de la infraestructura disponible. Naturalmente, en el desarrollo de los proyectos se han realizado ajustes respecto de lo inicialmente planeado y el más destacado se evidenció en la inversión en infraestructura ferroviaria, ya que el proyecto de inversión inicialmente previsto para el tramo Pintado – Paso de los Toros fue sustituido por el proyecto del Ferrocarril Central, que abarca una distancia mayor (desde Paso de los Toros al Puerto de Montevideo) y presenta estándares técnicos superiores.

En todo caso, con la inversión prevista para este año, la ejecución exhibirá un avance muy significativo respecto a lo planificado, fundamentalmente a nivel de las inversiones con financiamiento público.

En los próximos años el Gobierno deberá continuar trabajando para generar las condiciones necesarias que propicien el incremento de la participación privada en proyectos de infraestructura.

Señora Presidenta, volviendo al problema del déficit fiscal, estamos convencidos de que una vez que la economía recupere su dinamismo y retome una senda de crecimiento más acelerado a partir de 2020, se espera que este comience a descender manteniendo como horizonte fundamental la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Además, el próximo período nos pondrá de cara, seguramente, a un debate nacional relativo a la Seguridad Social. Como sabemos, gran parte del déficit fiscal está vinculado a esto y por ello este es otro de los debates ineludible de cara al próximo gobierno.

II  Articulado

En este contexto, se presenta esta Rendición de Cuentas que pasaremos a analizar a continuación:

Este proyecto de Ley se compone de catorce artículos.

El primer artículo concierne al mensaje enviado por el Poder Ejecutivo correspondiente a la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal del año 2018. El resto del articulado se sumó en la Cámara de Representantes.

El Artículo 2º establece que en las contrataciones realizadas por administraciones públicas estatales del ámbito académico con entidades en las que formen parte, a cualquier título, investigadores en relación de dependencia con dicho organismo, que impliquen el desarrollo de nueva tecnología e innovación derivado de conocimientos generados en actividades de investigación llevadas a cabo en el organismo mencionado o en el exterior, no resultará aplicable lo dispuesto en el numeral 1 del artículo 487 de la Ley Nº 15.903, de 10 de noviembre de 1987, en la redacción dada por el artículo 22 de la Ley N.º 19.355, de 19 de diciembre de 2015. Este Artículo al cual se hace referencia establece incompatibilidades para contratar con el Estado. En este caso se establece una excepción a texto expreso para los casos de investigadores en relación de dependencia con dicho organismo, que impliquen el desarrollo de nueva tecnología e innovación.

El Artículo 3 modifica la dependencia funcional del Equipo Especializado en Graves Violaciones a los Derechos Humanos, creado por el artículo 165 de la Ley N° 19.355. A partir de la aprobación de este artículo, este equipo funcionará en el ámbito de la Dirección de Asuntos Internos dependiente de la unidad ejecutora 001 Secretaría del Ministerio del Interior, manteniendo su jurisdicción nacional.

El Artículo 4 establece que se autoriza al Inciso 26 Universidad de la República al mantenimiento de los Fondos de Libre Disponibilidad en las monedas o títulos de cualquier tipo según lo considere conveniente, así como a la realización de colocaciones e inversiones financieras con destino al financiamiento de infraestructura edilicia.

Los Artículos 5 a 13, refieren todos modificaciones que fueron sugeridas por la Fiscalía General de la Nación.

El Artículo 5 establece la transformación del cargo de Fiscal Letrado Inspector en Fiscal Letrado de Montevideo, sin que dicha transformación implique variación en las remuneraciones y además no tendrá costo presupuestal.

A través del Artículo 6 se determina que las competencias que correspondían al Fiscal Letrado Inspector (suprimido por el artículo anterior), pasan a ser competencia directa de la Unidad de Control Interno.

El Artículo 7 elimina la intervención como tercero que prevé el Artículo 27 del CGP para los fiscales. En este sentido, el Artículo sustitutivo del 27 del CGP establece lisa y llanamente que el Ministerio Público intervendrá en el proceso como parte principal, en los casos expresamente previstos en los artículos siguientes.

El Artículo 8 deroga el Artículo 29 y el numeral 2 del CGP, que refiere a toda la intervención como terceros que realiza la Fiscalía General de la Nación.

El Artículo 9 deroga el literal I) del artículo 13 de la Ley Nº 19.483, de 5 de enero de 2017 (Ley Orgánica de la Fiscalía General de la Nación). Este literal refería también a la mencionada intervención como tercero, estableciendo como cometido de la Fiscalía General de la Nación: Intervenir como tercero en los casos previstos en el artículo 29 del Código General del Proceso en la redacción dada por el artículo 649 de la Ley N° 19.355, de 19 de diciembre de 2015 y en el literal C) del artículo 35 de la presente ley (Convención Interamericana sobre obligaciones alimentarias, CIDIP IV, Montevideo, 1989).

El Artículo 10 elimina la intervención como tercero en el Artículo 14 de la Ley Nº 19.483, de 5 de enero de 2017 (Ley Orgánica de la Fiscalía General de la Nación).

El Artículo 11 deroga los incisos B y C del artículo 35 de la Ley Nº 19.483, de 5 de enero de 2017 (Ley Orgánica de la Fiscalía General de la Nación), que son competencias que dejan de ser de las Fiscalías Civiles de Montevideo.

El Artículo 12 establece que las disposiciones contenidas en los artículos 7º a 11 de la presente ley inclusive serán de aplicación inmediata y alcanzan incluso a los procesos que se encuentran en trámite.

El Artículo 13 deroga todas aquellas referencias a la intervención procesal como tercero de la Fiscalía General de la Nación, en diferentes normas jurídicas.

Finalmente, el Artículo 14 incluye al Asilo de Ancianos y Huérfanos Israelitas del Uruguay, en la nómina de instituciones habilitadas a recibir donaciones especiales. Es decir, el Estado se hace socio, por decirlo de alguna forma, de aquellas donaciones realizadas por empresas a instituciones comprendidas en esta nómina, la cual pasará a integrar a partir de la aprobación de este artículo, la institución antes mencionada.
Señora, Presidenta, volviendo a lo que ha sido y es el modelo económico implementado por el Frente Amplio. En todos estos años, el Gobierno ha implementado políticas que más allá del crecimiento han apuntado a lograr una mejor distribución del ingreso. Por tanto, queda demostrado que se puede crecer con justicia social, porque eso ha sido lo que ha sucedido durante los gobiernos frenteamplistas.

El crecimiento económico con Justicia Social ha sido y es un diferencial que tiene el Frente Amplio respecto de los Partidos que gobernaron este país luego de la salida de la dictadura. Porque, señora presidenta, en la década del noventa el país tuvo algunos períodos de crecimiento, pero eso no se tradujo en mejoras en la calidad de vida de las personas. De hecho, dicho período es recordado como una época en la que terminó desarticulándose el aparato productivo del Uruguay. Me refiero en particular a lo que fue el gobierno de Luis Alberto Lacalle durante la década del noventa.

Hoy, luego de lo que ha sido la experiencia de gobierno del Frente Amplio, podemos decir que nuestro diferencial es el crecimiento económico con Justicia Social. O sea que el crecimiento se traduzca en una mejora real en la calidad de vida de las personas, en especial para los más humildes, que son los que más lo necesitan.

Pero no solo fue eso. Durante estos quince años de Gobiernos Frenteamplistas se gobernó para la gente y con la gente. Siempre tuvimos y tendremos la convicción de que el pueblo no debe ser nunca un mero espectador de la política nacional. Un pueblo organizado, partícipe e involucrado logrará muchas más conquistas que si es un mero espectador. Desde el Gobierno se apostó siempre a la participación y al involucramiento de la ciudadanía. Un ejemplo de ello, son los gobiernos de cercanía. No sólo cuando se hicieron Consejos de Ministros en localidades pequeñas por todo el país, y cualquier vecino o vecina tuvo acceso a hacer sus planteos a las máximas autoridades de gobierno, sino también a través de cientos de espacio de participación y consulta que se desarrollaron. Esa cercanía ha quedado manifiesta a través de programas como Uruguay Crece Contigo o Jóvenes en Red.

Pero si hay una política que demuestra claramente esa máxima de que se puede crecer con Justicia Social y generando espacios de participación y empoderamiento, es la re implementación de los Consejos de Salarios y los diferentes espacios de Negociación Colectiva. Esta política nos ha permitido mejorar el salario y las condiciones de trabajo de todos los trabajadores, públicos y privados. Hoy más que nunca y especialmente en este año electoral, debemos de ser fuertes defensores de nuestro sistema de negociación colectiva, que sin temor a equivocarme constituye una de las conquistas más importantes de los gobiernos frenteamplistas. En estos años cada mesa de negociación por Consejos de Salarios ayudó a consolidar un país más justo, donde se beneficien los empresarios que invierten, pero también donde se beneficien las y los trabajadores que crean riqueza.

Los números hablan por sí solos. Entre el año 1989 y 1998 el salario creció el 3.35%. Sin embargo, entre el 2005 y el 2014, el salario creció un 51.51%. ¿Y el crecimiento del Salario Mínimo Nacional? En el período gobernado por la oposición cayó 26.5%, en el período gobernado por el FA creció un 251,4%.

Señora presidenta, se puede hacer una administración responsable en materia económica -como lo demuestra la macroeconomía del país- y paralelamente forjar un país más justo y solidario. Si hay algo que logró el Frente Amplio es demostrar que ambas cosas no son contradictorias sino complementarias. Que un país que maneja una economía de manera responsable, pero que además implementa políticas que permiten una mejor redistribución del ingreso y de justicia social, logra aún resultados mucho mejores en materia económica. Porque un pueblo que vive mejor, pasa a ser partícipe directo de la reactivación económica. Hace que esta funcione mucho mejor.

Los resultados son contundentes. Desde 2005 se han abatido en forma progresiva los índices de pobreza e indigencia. Cada vez que aumentamos o mejoramos la calidad de los bienes públicos que el Estado pone a disposición de los ciudadanos, supone una mejora en la calidad de vida de todos los ciudadanos sin importar a qué estrato social pertenezcan. Los gobiernos frenteamplistas se han destacado y se destacan por las políticas desarrolladas en las diferentes áreas del Estado: educación, salud, vivienda, etc.

Este año, ante una nueva campaña electoral no solo estará presente en el debate todo lo hecho y todo lo que propone hacer cada partido político. Se discutirá sobre modelos económicos y las perspectivas hacia el futuro. Como frenteamplistas estamos orgullosos de todo lo hecho y tenemos la certeza que el país transita por la senda correcta. Nuestra consigna hacia el futuro implica defender todo lo hecho y seguir buscando soluciones a los problemas que quedan pendiente. Señora Presidenta, con estas convicciones, sugerimos que se vote la presente rendición de cuentas.

Es todo cuanto tengo para informar.

                                                               Dr. Charles Carrera Leal
                                                                Senador de la República
                                                      MPP - Espacio 609 - FRENTE AMPLIO