Martín Nessi  

Apuntes para el aporte: Unidad...

15/01/2016

En tiempo donde naides contra naides y tiempos donde todos contra todos, en tiempos de aplicar presupuestos Nacionales y construir Presupuesto Departamentales. En tiempos donde la economía marca ritmos distintos a los que veníamos acostumbrados y en tiempo donde los objetivos más de fondo parecen , dicen ir quedando relegados. Las sabidas y de Perogrullo pasan a ser fundamentales.

Sentarnos a conversar lo fundamental, sin fundamentalismos, parece ser una cuestión urgente para un proyecto de construcción de izquierdas que, ha tenido en amplia unidad la necesidad de construirse así mismo como un fuerte bloque de oposición y resistencia primero, para pasar a ser después la fuerza constructora que le ha dado a nuestro Uruguay una nueva realidad reflejada tanto en sus formas de pensar, las formas de hacer, así como en su forma de vivir y entender la realidad cotidiana que ya no es la misma.

Encaramos la vida en su más amplio sentido desde un lugar sin dudas distinto a como lo hacíamos hace 10 años atrás.
El Uruguay institución no es el mismo, el estado tampoco y son indudables los avances que esta sociedad como tal ha tenido ya sea en lo económico, lo social, lo cultural, lo político, los derechos y otra serie de factores en los que hemos avanzado.

Aclaro esto ya que el contenido de este artículo estará siempre bajo esa ala y esta realidad histórica.

El Frente Amplio es ( a nuestro enteder) la mejor síntesis de todas las mejores expresiones políticas y corrientes de pensamiento que nuestro pueblo a lo largo de su historia ha ido construyendo ( Artiguismo, Batllismo, diferentes corrientes y tendencias ideológicas y de acción  de izquierda junto a  corrientes sindicales, políticas, sociales de diverso tipo han tenido su lugar para reflexionar en el FA.), entendemos además sin lugar a duda alguna que el Frente no solo ha sabido aglutinar y sintetizar las visiones políticas de mayor certeza histórica del País sino que, ha dado además los mejores 10 años de Gobierno y la mayor calidad de vida al grueso del  Pueblo Uruguayo siendo el gobierno del FA  el más equitativo que el Pueblo Oriental en su mas amplio sentido ha tenido desde Artigas hasta acá, sin dejar de reconocer la importancia que otros gobiernos han tenido en diversas áreas, tomando el caso del Batllismo en lo referente al desarrollo del Estado una guía a seguir como tal.

Aclarado esto entendemos que al FA le queda mucho camino por recorrer y mucho por profundizar, al FA y a la izquierda le queda aún mucho que hacer por su pueblo.

En los distintos tiempos históricos el rol de las fuerzas políticas es en general determinado por la coyuntura y los distintos elementos que la componen. La situación Nacional, lo internacional, el poder de acción propio y el ajeno, el armado de escenario y sus condicionantes son parte de una serie de elementos que construyen esa coyuntura.
Estos elementos son en general Aleatorios y en base a esto el Frente Amplio ha asumido a nuestro entender de forma acertada los distintos roles que le ha tocado jugar segun el tiempo historico que le toco vivir.  La lucidez y generosidad política, la capacidad de construir estrategia  en diversidad, la apertura al debate y sobre todo el saber de qué lado estamos, ha sido parte solida de una Unidad elaborada y construida incluso desde antes que el FA existiera como tal.

Habrá siempre quien lea esto y pueda calificarlo despectivamente como filosofía o incluso como poesía, lo cual entendemos es con  el mayor de los respetos una clara señal de estrabismo político y una comprensión además poco feliz del lugar que estas ocupan en las sociedades.  

El estrabismo es tan catastrófico como sus resultados, sin unidad no sobrevivimos.

El problema radica en que, cuando un concepto de tal importancia estratégica  es repetido en forma taquillera y sin profundizar en el mismo se torna realmente difícil alejarlo de la vulgaridad que lo deja sin contenido.
Unidad entonces (sin lentes de sol) para seguir avanzando y esto en nuestro caso no será posible sin debate,  amplia diversidad y capacidad de incluir las distintas visiones que puedan existir en nuestra fuerza política.
Forjar la misma en base a la discusión fraterna y no a la obsecuencia o al ordeno y mando que parece ser una herramienta ya sin resultados en nuestra izquierda.

Ahora si,  unidad con disciplina estando está muy lejos de la obsecuencia y la discusión entre tres, encontrando a la misma mucho más cerca del buen debate y el respeto de las decisiones adoptadas por los colectivos.

Unidad entonces desde lo conceptual y lo teórico, pero, unidad también desde el accionar concreto, no solo dentro de un sector, no solo dentro de un partido, sino también desde el accionar más cotidiano de un territorio en concreto, una comunidad, un departamento, un país. Y si me quieres de este lado déjame ser parte de lo contrario, dejaras de ser unitario y te convertirás sobre todo en un elemento de autoritarismo despiadado al que tanto combates.

El pasado año festejamos 30 años de retorno a la Democracia. Además de 11 años de Gobiernos Frenteamplistas a nivel Nacional y unos 26 siendo Gobierno en la ciudad de Montevideo. Fortalecimos la Democracia desde nuestro accionar concreto. Sin embargo en lo referente a unidad los últimos tiempos deberíamos hacernos algunas preguntas. Defender el sistema político y la vida de partidos y sectores es también generarnos algunas preguntas. Como militante convencido de la importancia de todo esto suelo realizar ejercicios en ese sentido y debo manifestar a veces mi preocupación referente a algunos resultados obtenidos.
Cuando existen diferencias hay obviamente elementos en los cuales justamente nos diferenciamos, pero cuando la fuerza de algunos objetivos centrales nos unen priorizamos estos mismos.
La Democracia es sin dudas una herramienta a perfeccionar y esto me genera tan pocas dudas como decir también que la misma debe ser un objetivo central de unidad y defensa de aquellos y aquellas que amamos la libertad como tal, miremos sino  al otro lado del charco y recordemos como sociedad lo duro que es lo permanente de la violación de derechos por ejercer el derecho a expresarnos y pensar.

Los símbolos de la Democracia y su significado incluso no son hoy lo mismo que ayer, cierto es esto como que la sociedad es otra y nuestro Uruguay y Montevideo son también otros producto del andar y avance de las sociedades, así como también de nuestro accionar concreto en cuanto a haber aportado con  nuestro accionar a cambiar (por mas minimente que sea o parezca) la sociedad donde vivimos.
Unidad para profundizar la Democracia en el entendido de que esta es algo más que ir a votar y que comprende la búsqueda constante de igualdad entre los seres humanos.

Como decíamos los símbolos la construcción del escenario y la realidad cambiaron. Y hablamos de construcción de escenario ya que muchas veces el “escenario” como tal no existía sino que existía y existe más bien quienes lo arman y se dedican a darle forma al mismo. La interna, la externa, incluso las bidimensionales y la tridimensionales cambiaron es decir hay varios escenarios paralelos.
Entonces, vaya problemita existencial y de unidad se va generando, por un lado alguno que quieren otra cosa conceptualmente muy distinta a la que siempre pregonamos y aprovecha esos cambios para decir que ya todo fue… Y hay que aggiornarse… Seguramente ya no crea en el cambio o no le convenga el mismo.
Por el otro algunos pocos que dicen seguir pensando en el cambio pero poco entienden que la cosa ha cambiado y que las necesidades y prácticas de hoy son en concreto otras. De esos algunos tampoco le sirve el cambio son tan conservadores como los primeros y una buena parte de ellos están a esta altura por fuera.

Paradojas riquezas y porfiadeces de la vida, de la política y de la vida en general que nos lleva a diversos resultados y diversos “escenarios” o más bien la construcción de los mismos.

En una etapa donde el colectivo discute define y acata, pero también en una etapa donde, controversialmente luego de discutido muchos dicen a mi no me manda nadie, o donde también y en ocasiones el colectivo discute y después unos pocos de espíritu mezquino en ocasiones dicen aquí mandamos nosotros.  Esa es el idea y vuelta y habrá que construir también des construyendo.
.
Y claro dentro de todo esto está la coyuntura, incluso la particular, el lugar donde uno se mueve, una especifica  parte del todo y el presupuesto Departamental de Montevideo es en este caso (nuestra parte del todo) la discusión que se nos viene.

No estamos en el 89, ni en el 94, ni en el 2005, menos en el 2002 pero seguimos siendo el mismos Frente Amplio dinámico con continuidad en las políticas y visión estratégica, defendiendo lo anterior, porfiados en esto de la unidad y en no ver la misma como resultado de la obsecuencia y teniendo claro de qué lado estamos como Artiguista estaremos siempre del lado de los que tienen menos y por ellos lucharemos. Esta es la coyuntura puntual en la que nos toca actuar y con la importancia que tiene no es más ni menos que eso.

Es claro que todo esto no termina aquí y que lo principal de la vida va por varios lados.
Siento que estamos en una etapa duramente hermosa para construir, disciplinarnos, colectivizar, hacer y también deshacer, una etapa donde acatar es fundamental pero donde también atacar algunos accionares debe ser parte de ese acatar y accionar colectivo. 

A la altura de las circunstancias, Democracia, disciplina, Unidad, visión estratégica,  libertad y coraje para seguir avanzando y como pueblo seguir construyendo nuestra mejor historia.
 

Descargas: