Ivonne Passada  

El proceso de cambios y los cruces generacionales

23/11/2015

Estamos viviendo un momento muy especial en la izquierda uruguaya, por un lado la realidad económica, social y política, por otro lado el proceso de cambio en la fuerza política Frente Amplio (FA), donde muchas veces los procesos de desconfianzas y la falta de fraternidad se confunden con la falta de discusión ideológica que nos debemos a lo largo y ancho del país es un marco de unidad, en un ambiente de fraternidad.

Nadie puede negar que los principales partidos políticos están frente a un cuadro de cambio en los liderazgos de cada uno de ellos, pero tampoco podemos esconder debajo de la alfombra que los mismos se deben de construir y no de imponer biológicamente.

Para que estos nuevos liderazgos ocurran debe de ocurrir lo más importante, que es un profundo debate ideológico, sabiendo que el FA se compone de distintas ideologías, pero que tiene la gran virtud en esa lógica de construir una unidad programática.

Hoy debemos marcarnos nuevas utopías con viejos temas históricos que deben refundarse en esta nueva lógica: solidaridad, derechos humanos y justicia social; y los nuevos derechos, libertad, la inserción en el marco regional e internacional, el mundo del trabajo y la educación con las nuevas tecnologías.

No podemos pensar que los cambios generacionales vendrán con los cambios de sus propios calendarios, debemos ponerle ideología a las transformaciones, y no adaptarse en forma pragmática a ellos, porque merecen tener contenidos, e historia para seguir transformándolos.

No tengo dudas que la postergación de este debate está afectando ya no solo a la fuerza política sino que al propio gobierno, y las del gobierno afectan a la fuerza política, que generalmente se le intenta dibujar como un problema de gestión. La gestión también es parte de la política, ya que es la puesta en práctica de lo que queremos, siempre y cuando no perdamos de vista los contenidos ideológicos, por los cuales debemos avanzar.

De no dar estos debates honestos, seguiremos teniendo posiciones o falsos liderazgos que se construyen a base de imágenes, de acciones mediáticas, sobre agendas con propuestas pero sin los contenidos ideológicos.

Debemos dar respuestas a la construcción cultural de los nuevos derechos, las nuevas políticas, formas de trabajo y las nuevas generaciones que hoy son una alternativa; y se constituyen en un nuevo modelo. Si estas discusiones no avanzan en el plano ideológico cada vez más nos costará construir unidad en la diversidad y plasmarlo a su vez, en lo programático.

Frente a estos procesos de cambio y al cruce generacional, debemos agregar el cambio necesario en el modelo de organización del FA, más aun cuando estamos a pocos meses de tener una elección para su Presidencia y otros organismos, debemos colocarlos al frente de estos cambios, que son necesarios, como a algunos nos gusta decir para nuestra fuerza política, que en realidad ya es un partido político, el FA.

No hay dudas de que estamos viviendo de alguna forma la disputa de espacios, y la de ocupar o reconstruir algunos nuevos, algunos lo hacen por campos generacionales, como la sub 30, o 50, otros por afinidades políticas, otros por ideas, el problema no es la creación de esos espacios, sino cómo se disputarán o cómo se ocuparán, y los que crean que esas movidas generan rupturas dentro del Frente Amplio no conocen ahora que está de moda el ADN del FA.

Este FA sobrevivió la dictadura, la ruptura del 89, entre otras arenas movedizas que tuvo, hoy nadie duda de que es una identidad nacional e internacional, pero que debe rápidamente señalar los ejes del nuevo rumbo y de un nuevo acuerdo ideológico que nos marque las bases del proyecto que venimos construyendo durante estos años.

Debemos colocarnos en el plano de los intereses de la ciudadanía, que han cambiado -en parte porque hay nuevos derechos y esos generan nuevas demandas-, estar al frente de los mismos es promover la discusión ideológica, de ahí que renovación política sin renovación ideológica es ir hacia el fracaso en el plano del Partido.

Publicado en: Diario La República