Julio Battistoni  

Montevideo: la capital de todos los uruguayos

06/03/2014

Montevideo es la ciudad de los montevideanos y a la vez la capital del país, y como tal provee de servicios a todos los uruguayos. A través de algunos números trataré de mostrar las singularidades derivadas de esta situación.

La forma en que está distribuida la población en el territorio uruguayo es muy peculiar, en Montevideo vive el 41% de la población del país -por eso decimos que es un país macrocéfalo, una gran cabeza “que se lleva todo”- si consideráramos el área metropolitana, la concentración llega al 59%. Esto lo suponemos pernicioso. Pero, ¿por qué? ¿Sería posible un Uruguay con otra distribución de la población teniendo en cuenta que algunas actividades productivas requieren concentración de gente como la industrial o algunos servicios? Como señala Germán Wettstein “¿no habrá sido nuestro funcionamiento centralizado –en lo político, industrial, financiero y universitario- la condición necesaria para alcanzar el alto nivel sociocultural que Uruguay tuvo hasta mediados del siglo XX? ¿No debería ser valorada Montevideo como la metrópolis indispensable?”

Si procuráramos una distribución óptima de la población en el territorio deberíamos adoptar medidas enérgicas para aumentar la población en lugar de pensar en el despoblamiento de Montevideo. Uruguay tiene una densidad de población de 18,5 háb/km2, puesto 200 en el listado mundial. La aceleración de la urbanización a nivel mundial sumada a nuestra pobre tasa de crecimiento poblacional -la más baja de la región- hacen improbable una reversión de la macrocefalia de Uruguay.

El departamento de Montevideo tiene una superficie de 500 km2, 300 de área rural y 200 de urbana. En la urbana viven 1.320.000 montevideanos y en la rural 14.000 (1% de la población total del departamento, mientras que en resto del país el promedio es 8%). El área rural de Montevideo es apenas el 0,2% del territorio nacional, pero en ella se produce el 90% de las hortalizas de hoja y el 27 % de la fruta de hoja caduca del país. El 70% de los productores tienen predios entre 5 y12 hás.

Es el área urbana la que más ha sufrido en los últimos años los impactos de las vicisitudes económicas, tanto física como socialmente. En otras palabras, los cambios en los procesos urbanos de Montevideo responden al modelo económico dominante de los distintos momentos históricos del país.

La población de Montevideo presenta una leve reducción de población en el período 1996 – 2004, alcanzando un porcentaje de variación intercensal de –1,4%. Sin embargo cuando se analiza esta variación más detalladamente -teniendo en cuenta migraciones entre los barrios, el interior del país y el exterior- el proceso demográfico de esos años resulta sumamente complejo. Sin embargo hay un resultado claro, notorio: la extensión territorial de la ciudad. Este análisis más detallado explica porqué desde los años 90 Montevideo incrementó el número de asentamientos y periferias deficitarias en servicios, que requieren cada vez mayores inversiones. Este análisis detallado del proceso poblacional intercensal deja como resultado: la pobreza, la niñez y el crecimiento de la población están en la periferia de la ciudad.

En Montevideo hay 332 asentamientos irregulares (56% del total del país) donde residen 112.000 personas (68% del total de del país). En el área metropolitana hay 423 (72% del todo el país) y residen 129.000 personas (78% de asentados de todo el país).

En 2012, la indigencia en Montevideo fue del 0,7% -habiendo alcanzado un pico en el año 2004 (5%)- en el interior fue del 0,5% y 0,3% en zonas rurales. Los datos de indigencia del INE muestran que en 2002 esta cifra fue menor en Montevideo que en el resto del país. Sin embargo el abatimiento de la indigencia en esto últimos años ha sido mayor en el interior que en Montevideo. También la pobreza -11,3%, pico del 2004, 28,9%- mantiene el mismo comportamiento, en 2012 las localidades del interior y zonas rurales, presentan menor pobreza que Montevideo. Hay que evitar la idea de que la pobreza e indigencia están concentradas en los asentamientos. Hay también pobreza e indigencia en la ciudad consolidada, como ingresos dignos en asentamientos.

Esta es realmente la herencia maldita de las políticas neoliberales, la administración departamental debe gestionar una ciudad extendida que demanda servicios, tanto de infraestructura como sociales, por esto que una ciudad extendida es costosa.

Volvamos al inicio del artículo, Montevideo es la capital de todos los uruguayos. Esto lo desarrollaré en las próximas notas.