Patricia Ayala  

Detección de cardiopatías congénitas

17/08/2015
A partir de un trabajo que realizamos desde la intendencia de Artigas con el Doctor Manuel Melnik, sobre cardiopatías congénitas, presenté un proyecto de ley que refiere a la detección precoz de las mismas.
Estando como intendenta, Manuel me presentó un proyecto que lo llevamos adelante en algunas policlínicas periféricas y en el Centro de Salud de la ciudad de Artigas. El mismo constó en realizar ecocardiografías fetales a las gestantes entre las 20 y 28 semanas de gestación. 
El objetivo de ese trabajo es la detección precoz de las alteraciones y malformaciones cardíacas. Si resultara que el niño o niña presentara una alteración, se establecería en forma coordinada un centro adecuado a recibirlo en su nacimiento y brindarle el tratamiento correcto en tiempo y forma. Además, permitiría realizar un trabajo estadístico, en una población adecuada en cantidad para realizar el mismo, ya que el Uruguay no cuenta con datos de esta índole. Se sabe sí, la incidencia de las cardiopatías congénitas a nivel mundial, pero nos pareció de suma importancia saber en el país, cómo inciden las mismas en la mortalidad infantil al nacimiento y pocos días después.
Comenzamos en el 2013, con la finalidad de plantearlo a nivel nacional, para extender la posibilidad a todo el país, así como actualmente se realizan otros estudios antes y a los pocos meses de nacer.
Los costos son ínfimos, lo que tendríamos que hacer es un programa de capacitación a los obstetras y radiólogos que realizan las ecografías en los 19 departamentos del Uruguay, para que sean ellos que cuando realicen las ecografías de control habitual del embarazo, ya al mismo tiempo miren el corazón realizando diferentes cortes. La tecnología está a disposición, los técnicos también, lo único que faltaría es realizar la capacitación. 
Este trabajo ha permitido realizar traslados in útero y no traslados especializados luego de nacer (como dice Manuel, el mejor CTI es el vientre materno) desde aquel punto del país, para que los chiquitos nazcan en centros especializados. 
Hace muy pocos días atrás nació en la capital de la República una beba de Artigas. A las tres horas de haber nacido se le realizó la intervención quirúrgica que le ha posibilitado la vida.
Hoy este trabajo se resume en un proyecto de ley que consta de tres artículos, lo presentamos la semana pasada y próximamente esperamos que sea una ley nacional, para una vez más en nuestros gobiernos frenteamplistas posibilitarle a la población la igualdad de oportunidades, independientemente del poder adquisitivo de la familia. En este caso la posibilidad del tratamiento y si es necesario la cirugía oportuna para brindarle vida o mejor calidad de vida.
Claro está que no todos pensamos y queremos lo mismo para nuestra población, nos hemos enterado que luego de asumir el nuevo gobierno departamental en aquel norte uruguayo, las nuevas autoridades dispusieron terminar con lo que se venía realizando, dejando a las gestantes que se atienden en las policlínicas periféricas sin esta posibilidad de acceder gratuitamente a realizarse dicho estudio, el cual beneficia al bebe/a que pronto nacerá.
El gasto que le insumía dicho trabajo a la Intendencia era el sueldo del médico y su asistente, ya que el ecógrafo era de su propiedad y que él gentilmente lo prestaba. No más de unos 50 mil pesos uruguayos ambos sueldos.