Ivonne Passada  

Passada en la ONU: la política debe gobernar a la economía

04/09/2015

La senadora frenteamplista del Espacio 609 Ivonne Passada realizó en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un potente alegato a favor de la paz mundial, la democracia en todos los planos de la sociedad y la ampliación del marco de derechos en cuanto requisitos para la convivencia y la mejora de las condiciones vitales de todos los habitantes del planeta.

 

Las palabras de la legisladora uruguaya, que integra el Comité Ejecutivo de la Unión Interparlamentaria mundial, fueron expresadas en el marco de la Cuarta Conferencia Mundial de Presidentes de Parlamento desarrollada entre el 31 de agosto y el 2 de setiembre en la sede neoyorquina de la ONU, instancia en la que participó como vicepresidenta del Senado uruguayo.

Allí, Passada recordó que el siglo XX “nos ha dejado legados de profundos avances científicos y tecnológicos, pero también nos ha dejado legados que hieren aún a la sociedad mundial y no hemos podido revertir”. En ese sentido mencionó el horror destructivo provocado por los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, evocación que “significa hacer referencia a un orden mundial de guerras globales, terrorismos de Estado como los fascismos, catástrofes humanas y ambientales y guerra fría”.

“Si bien ese orden mundial lo hemos superado, aún permanecen situaciones sobre las que debemos actuar comprometida y eficazmente para modificarlas cuanto antes, y entonces sí poder vivir y convivir en un mundo democrático y de paz estable”, ponderó la parlamentaria de la 609.

Y aunque en ese camino de avances parciales “el actual orden mundial, multipolar y multicultural, ha resuelto muchos problemas”, simultáneamente también “ha generado nuevas tensiones, en las que los Parlamentos del mundo debemos trabajar y facilitar para encontrar las soluciones consensuadas”, propuso a los legisladores de los otros países.

Al respecto, Passada desarrolló: “No habrá estrategias de desarrollo multidimensionales para los ciudadanos si no partimos de una base sólida de democracia y justicia, para hacer posible que la paz mundial –muchas veces una utopía- pueda un día concretarse en la vida global. Pues las utopías las crea el hombre, crea también la realidad, por tanto también puede crear la paz no como un deseo sino como una dimensión tangible y básica”, puntualizó.

En esa dirección, prosiguió, la “multiculturalidad” y la “multipolaridad” son expresiones y realidades que permiten a los seres humanos vivir como sujetos “diferentes, diversos, libres y plurales”, y que facilitan “el proceso de paz que todos buscamos”.

Sin embargo, advirtió, “esa paz tangible y estable tampoco puede imponerse, deberá construirse una paz negociada y construida en base al diálogo y la firmeza de la democracia” como indispensable “estrategia para abordar las nuevas guerras de ´el siglo nuevo´: el narcotráfico, el terrorismo, los conflictos de baja intensidad, las deportaciones masivas, las ocupaciones de otros territorios, el neo nazismo, los desastres naturales y las humillaciones financieras a las que son sometidas pueblos y naciones enteras”, describió.

El enorme desafío de “revertir lo señalado no será fácil ni rápido. Pero sí debemos tener algo bien claro: la política debe gobernar a la economía”, objetivo central que requiere de otra definición imposible de obviar, apuntó la legisladora frenteamplista: “Sólo una democracia sólida podrá hacer posible el desarrollo” en sus diferentes e interdependientes dimensiones: política, económica, social, ambiental y cultural.

 Leer discurso completo.