Daniel Caggiani  

¡La lucha paga!

10/11/2014

El 26 de octubre se definió el nuevo Parlamento, así como la negativa al proyecto de reforma constitucional, que entre otras cosas, planteaba la baja de la edad de imputabilidad. También se elegía Presidente, pero ninguno de los candidatos llegó a los votos necesarios como para proclamarse en primera vuelta. Es necesario tener claro que si bien como Frente Amplio, alcanzamos algunos objetivos, las mayorías parlamentarias y el No a la baja, aún queda mucho por hacer. Pues aun, no está asegurado el tercer gobierno del FA.

El FA tuvo que ganarle a todos: al Partido Colorado, Partido Nacional, al Partido Independiente, a Unión Popular, al Partido Ecologista Radical Intransigente; pero también a los principales medios masivos de comunicación, algunas radios, prensa escrita, apoyados por varias encuestadoras y algunos “analistas políticos”. El Frente Amplio en esa lucha contra todos logró una victoria, que si bien es parcial, no deja de ser histórica, pues más del 48% de los ciudadanos del país por tercera vez consecutiva, decidieron continuar apoyando un proyecto político transformador y darle una vez más las mayorías parlamentarias para que éste pueda seguir avanzando en la construcción de un Uruguay para todos.

Quizás la principal conclusión que podemos sacar luego del 26 de octubre, es que la lucha paga. Cuando nos organizamos en pos de un objetivo común logramos desatar una fuerza popular y transformadora que logra vencer hasta en las peores circunstancias. No es un camino sencillo, ni lineal. Es necesario entender que todo lleva un proceso, que no es real el nihilismo del todo lo quiero ya. Y que con planificación y trabajo, de a poco, las cosas se van construyendo.

Otra de las conclusiones que nos dejó la elección es que la mayor parte de la ciudadanía se pronunció en contra de la propuesta de reforma constitucional, ideada, ejecutada e impulsada por la derecha más rancia de nuestro país, tan bien representada por Lacalle Pou y Bordaberry. Esto se logró gracias a la discusión y movilización de gran parte de las organizaciones sociales y políticas que se oponían a esta reforma conservadora.

Si bien hoy es difícil confiar en las encuestas, hace dos años, al comienzo de la campaña las mismas indicaban que cerca del 70% de la población apoyaba esta reforma constitucional. En ese momento, la agenda de Seguridad estaba hegemonizada por la derecha y los medios masivos. Fue necesario (como en todos los casos), que las organizaciones sociales y políticas no conservadoras se movilizaran para debatir a las voces hegemónicas. Doblando el discurso y generando así, una victoria claramente de una sensibilidad de izquierda.

Sin embargo y por más que la ciudadanía laudó el tema, existe una importante porción de la población, que sigue pensando en bajar la edad de imputabilidad. Paradójicamente, en esta oportunidad, los medios masivos exigen que esta parte de la ciudadanía sea tenida en cuenta, mientras que cuando se votó el plebiscito para anular la Ley de caducidad, ningún medio se preocupó por quienes votamos por la anulación. Para este caso, según los medios y ciertos actores conservadores, era un tema laudado. Pareciera que los plebiscitos no son todos iguales: algunos, laudan los temas; en otros casos, no.

Por otro lado, en el Parlamento hay un leve giro hacia el progresismo. El dato más claro es la pérdida de bancas del Partido Nacional y Colorado. Claramente, la ciudadanía le retira su apoyo a los sectores que representan a la oligarquía vetusta en nuestro país.

Por su parte, el FA mantiene las mayorías en el Parlamento por tercera vez consecutiva. Los uruguayos depositaron, nuevamente, su confianza en nuestra fuerza política y en sus dos exitosos gobiernos. Usando una metáfora futbolística, se puede decir, que “cuadro que gana no se cambia”.

La otra lectura que nos deja el 26 de octubre es el enorme apoyo que recibió Mujica y su gobierno. Pues no solo la población apoyó al FA sino que dentro de la 609, Mujica fue el senador más votado. Para un presidente saliente, este enorme respaldo popular habla del apoyo que tiene su gestión. Tal vez, la gestión que más hizo avanzar en derechos y en igualdad al Uruguay en los últimos cincuenta años.

Para finalizar esta consideración sobre las elecciones primarias y sus resultados, no podemos dejar de mencionar que la gran votación de la 609 y la recuperación del FA, fueron, entre otras cosas, producto de la gran participación de los y las militantes. Más allá de Mujica y de los dos gobiernos del FA, las mayorías de la 609 dentro del FA y la obtención de las mayorías parlamentarias se conquistaron cuando al decir de Lucía Topolansky, “se despertó el mamado”. Fue necesario movilizarse y entusiasmarse con la elección para poder, igual que con la reforma constitucional, tener a la militancia activa y comprometida. Si bien para muchos analistas, el ganador es el FA y este ganó de la mano de Mujica, pero nosotros sabemos bien, que nada de esto hubiera pasado si las militancias de base no hubieran salido a pelear cada voto, a pintar cada muro, a recorrer ferias y barrios. Esto nunca lo debemos olvidar, a la derecha y a sus medios se les gana con militancia comprometida.

Es claro que la militancia de base es la que día a día, lleva al frente la bandera de la participación y del FA como opción política. La “explosión” de militancia en las semanas previas a las elecciones, fue producto del trabajo de aquellos militantes, que con su participación mantuvieron los espacios colectivos abiertos y prontos para dar las batallas cuando éstas surgen.

Ahora, solo queda militar hasta el cansancio para asegurar la llegada de Tabaré a al presidencia. Es verdad, que luego de la buena votación que tuvimos, 49,5% de los votos válidos, solo queda un suspiro para ganar las elecciones. Sin embargo, es importante para el próximo gobierno, que sin duda será frenteamplista, ganar con el mayor apoyo posible. Estamos convencidos que así será. El último domingo de noviembre, una marea de uruguayos apoyará la victoria de Tabaré y Sendic. Y esta victoria no será solo del FA, será de aquellos uruguayos, blancos, colorados, del Partido Independiente, de la UP que no se sienten representados por Lacalle Pou. Y ya el primero luego del festejo seguiremos trabajando para seguir construyendo desde el FA un mejor país para todos, buscando y trabajando para que el programa frenteamplista se aplique y luego de cinco años tengamos un país mucho más humano aun.

Publicado en: Montevideo Portal.