Manuela Mutti  

Los desastres que no se quieren ver

17/05/2018

Quienes podemos contar con una carrera, haber estudiado o simplemente simpatizar con el estudio de la Historia, hablar de Pierre Chaunu y de cómo el clima determina las sociedades en las que vivimos, es una guía para entender hasta los estados de ánimo de las poblaciones.

Uruguay tiene esa particularidad, gracias a su clima, que supo ser templado y que ahora anda medio semi-tropical, y a las distintas nacionalidades que formaron parte del desarrollo de nuestra propia nación, de ser desconfiados por demás. Pensamos que siempre nos están jodiendo o por joder, que no merecemos la dicha y por otro lado sí merecemos la desgracia, que todo está mal y que nadie lo va a poder cambiar.

Esta forma de ver las cosas ha ganado mucho espacio en el discurso de todos los opositores políticos, sin excepción, quienes junto a sus aliados en los principales diarios, portales, radios y canales de televisión, no hacen más que desparramar una falsa idea de caos total desde la comodidad de sus capitalinos y oficinezcos sillones de cuero.

Existen otras noticias. ¿Mejores?, ¿peores? Simplemente noticias, que ya son buenas por el simple hecho de que nadie las quiera reproducir.

La feria
Del 26 de abril al 14 de mayo, se desarrolló la 44ª Edición de la Feria Internacional del Libro en Bueno Aires. Estudiantes del Liceo Nº47 de La Teja (Montevideo) homenajearon a Mario Benedetti en el stand que la Intendencia de Montevideo dispuso, invitados por la mismísima Fundación Benedetti en el marco de una Feria cuyo eje principal fue la figura del escritor uru-guayo.

Los “booktubers con estilo 47”, así se hacen llamar dichos estudiantes, también son conocidos en su comunidad por subir todas las semanas a su canal de youtube, reseñas de diferentes libros. Además de participar en Radio Comunitaria “El Puente”, todos los viernes de mañana y de tarde, contando con la guía y la mentoría de su profesora, la Sra. Silvia Bocchi.

El Bosón de Higgs
Los estudiantes de sexto año de Ingeniería del Liceo Nº1 de Solymar vivieron una experiencia educativa inolvidable, pudieron recorrer –mediante videoconferencia- el mayor laboratorio de investigación en física de partículas del mundo (el CERN, por sus siglas originales en francés).

La iniciativa partió del Profesor de Física de Secundaria, Guzmán Trinidad, y de el Profesor titular de Física de la Facultad de Ciencias, Gabriel González, quien se especializa en la investigación de partículas y trabaja frecuentemente con el CERN.

En ese laboratorio trabajan varios de los científicos más calificados de múltiples universidades, es conocido por albergar al Gran Colisionador de Hadrones (en donde se confirmó la existencia del Bosón de Higgs) y al acelerador protón-protón más grande que se haya construido.

Los estudiantes pudieron observar la sala de control del ATLAS, uno de los 7 detectores de partículas construidos en el Colisionador de Hadrones, y pudieron conversar durante una hora con los científicos que hablaban español.

País chico pero planeta enano
La División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana le acaba de entregar el premio Gerard P Kuiper por sus “contribuciones destacadas en el campo de las ciencias planetarias”, al investigador y docente del Instituto de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, Prof. Julio Fernández.

Fernández fue un pionero en el estudio de cometas y asteroides, pero a nivel mediático es reconocido por haber formado parte -en 2006- del grupo de astrónomos que propuso ante la Asamblea de la Unión Atronómica Internacional que Plutón debería ser considerado un planeta enano y no un planeta propiamente dicho. Moción que presentó junto a su colega, también uruguayo, Gonzalo Tancredi.

Tan importantes han sido los aportes de este humilde, sencillo, pero gran Docente, que en mayo de 2016 la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS, por su sigla en inglés) lo aceptó como miembro extranjero.

“Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida”
En su intento por desacreditar a una fuerza política, con una recurrencia al pánico a través de la desinformación malintencionada, como opción más firme en su estrategia para sustituirla, la oposición política y político-mediática se olvida de estos saltos de calidad que realizan los verdaderos protagonistas de nuestra educación, a todo nivel.

Por suerte hoy, hasta los principales medios y periodistas reconocen el cada vez mayor por-centaje de “fake news” que pululan en el mundo informativo, atentando contra una opinión pública informada y objetiva.

De todas formas, algunas noticias siguen faltando. Y cuando aparecen, están destinadas a perderse en el incrédulo universo de nuestro clima, cambiante, bipolar, que aunque insistan en compararlo con el Caribe, seguirá siendo templadamente semi-tropical.