Susana Pereyra  

Gestión Integral de Residuos.

12/09/2019

Debemos visualizar que la gestión de residuos actual es deficiente y como alternativa de gestión, prima la disposición final a otras. Se realiza de forma no adecuada, generándose un impacto ambiental negativo y los procesos de reciclado son incipientes. Son realizados por medios informales, generándose situaciones de vulnerabilidad social y exclusión. Por lo cual es necesario este proyecto de ley.

Éste va proteger el ambiente promoviendo un  modelo de desarrollo sostenible, mejorando todas las etapas de la gestión de residuos de forma integral, incorporando distintas variables, proyectando un equilibrio entre aspectos ambientales, culturales, sociales, económicos y educativos.

La estructura del proyecto es clara, definida, en cuanto a directrices departamentales y nacionales,  y a los procesos  que se realizarán en la gestión de residuos.

Fue objeto de un proceso muy participativo.  Fue un año y medio donde se trabajó en varios grupos y subgrupos, entre ellos: inclusión social y sostenibilidad.  Participaron los clasificadores agrupados en UCRUS, el PIT – CNT, la Cámara de Industrias y el Congreso de Intendentes, además de otras instituciones gubernamentales y no gubernamentales.

El cuidado del ambiente es competencia nacional, no se atenta contra la autonomía departamental. En el  derecho ambiental se considera el ambiente como un bien jurídico único, como un bien digno de protección. La gestión integral de residuos tiene esa finalidad, el cuidado y protección del ambiente, mas allá de las actividades sociales y/o económicas que se puedan desarrollar.

Una de las variables es la social, la cual está orientada a la inclusión y mejora en la calidad del trabajo, además de la remuneración de los mismos.  Este proyecto representa una mejora significativa en la calidad de vida de los clasificadores y sus familias. Se apuesta claramente a la formalización de los clasificadores de residuos.
Se proyecta a su vez, trabajar en la promoción de acciones educativas que estimulen nuevas conductas en relación al consumo, la producción y los residuos.

Respecto a la variable económica se plantea promover actividades económicas, orientadas a la revalorización de los residuos: generar empleos en el marco de la generación de una industria del reciclaje. No se puede seguir enterrando residuos que pueden tener valor económico y/o social.

Se trata del concepto de economía circular sumado a la iniciativa de reducir, reutilizar y reciclar. Reducir la cantidad de residuos (es decir, consumir de forma inteligente), reutilizar los productos tantas veces como sea posible, y al momento de deshacernos  de ellos, hacerlo de forma que puedan ser reciclados. Mediante el reciclaje el valor que ha perdido para nosotros, en parte puede ser recuperado.

La economía circular como tal promueve la producción de bienes y servicios de manera sostenible, reduciendo el consumo y los desperdicios; un modelo  en el que los productos se diseñan desde la optimización de los recursos.
Es muy importante sensibilizar a la población sobre sus decisiones a la hora de consumir, para lograr un impacto positivo sobre el ambiente.

El residuo de alguno puede ser el soporte de alguna actividad de revalorización ya sea agregando trabajo sobre él o siendo materia prima de alguna industria. Para esto es necesario avanzar desde la perspectiva educativa y cultural. 

El proyecto establece dos dispositivos para la gestión de los residuos especiales, por un lado la responsabilidad extendida del productor, y por el otro el tributo ambiental el cual financia los planes de gestión que se acuerden con los gobiernos departamentales. 

Se crea el Fondo Nacional de Gestión de Residuos y se constituye como un fideicomiso. Estos recursos surgen de lo que se recaude por el IMESI, además de los aportes de personas físicas o jurídicas, de los pagos y  devoluciones correspondientes a los reintegros de los programas y proyectos  que sean financiados por este fondo. Se va a crear el Programa de Valorización de Residuos (Provar), un ámbito de promoción de procesos de valorización  y generación de nuevos productos.

Este fondo financiará el sistema de recolección selectiva, la clasificación, el transporte, la valorización, la asistencia técnica y financiera para los gobiernos departamentales. 

Se busca estimular y desestimular materiales, al igual que la Ley de las Bolsas Plásticas. Hay materiales que son más amigables con el ambiente. Para ser claros: un producto es mejor en vidrio que en plástico, por lo cual habrá un estimulo para ese tipo de material.

Este proyecto de ley producirá grandes beneficios ambientales y generará puestos de trabajo además de traer otros a la luz.  Hay depósitos y todo un circuito que opera en la informalidad, donde se dan relaciones laborales muy desparejas y condiciones de negocios muy desparejas, este proyecto crea un conjunto de herramientas para la formalización de la cadena de reciclaje.

Con este proyecto estamos cumpliendo con algunos de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que están orientados  a garantizar  formas de consumo y producción sostenibles; la reducción de residuos en función de promover el consumo responsable, el reciclado y además otras formas de valoración.  Se conjuga la inclusión social, laboral y productiva de los trabajadores a través de la creación de empleos en la gestión de residuos.