Charles Carrera  

Cuando la memoria falla

Jueves, Junio 20, 2019

Hace ya algún tiempo, alertábamos en una editorial sobre las denominadas “fake news” y la posibilidad de que estas pasaran a ocupar un lugar durante la campaña electoral. Veíamos la peligrosidad que implicaba el uso de esta estrategia, (principalmente a través de las redes sociales) y cómo termina afectando la calidad democrática de un país. Es cierto que el fenómeno de las noticias falsas -con todas sus características e implicancias- es nuevo, lo que sí no es cierto es que la mentira sea un recurso nuevo en la práctica política. ¡Si habremos conocido políticos que han utilizado esta estrategia para obtener resultados!

Hay que tener memoria y saber que durante muchos años el Frente Amplio, siendo oposición, recibió una y mil veces el embate de la mentira, que en la mayoría de los casos pretendía infundir más temores en la población, y así evitar la llegada de la izquierda al gobierno. Esta práctica se repitió durante todas las campañas electorales de las que participó el Frente Amplio, (desde el año 71 hasta la fecha). Las acusaciones y mentiras fueron tan ridículas como variadas: que íbamos a enviar a todos los niños a la Unión Soviética, que Mujica guardaba un arsenal durante la campaña de 2009, etc. Siempre con la misma finalidad, apelar a los miedos de la población y así evitar la llegada del Frente Amplio al gobierno. Pequeños manotazos de ahogado que fueron dando -blancos y colorados- elección tras elección y que fueron perdiendo efecto, hasta que en el 2005 el Frente Amplio gana las elecciones nacionales. Quien los terminó sacando del gobierno fue la propia gente, la que no les creía más, la que sufría día a día la desidia y la irresponsabilidad a la hora de administrar el Estado, la que perdió el miedo, la que no creyó más en la mentira.

Antes del triunfo del Frente Amplio en 2005, hubo un protagonista que se caracterizó por ser un hábil ejecutor de la falsedad y un gran manipulador a la hora de infundir miedo: el Dr. Juilio María Sanguinetti. Si de algo se hartó mi generación fue ver durante años al Dr. Sanguinetti decir que si llegaba el Frente Amplio iba a crear una dictadura totalitaria al estilo de Cuba, que el Frente Amplio no creía en la democracia, entre otras cosas. Crecimos con la imagen camaleónica de este señor que recorría el mundo buscando elogios, que hablaba de socialdemocracia y se desvivía por recibir las caricias de diferentes referentes a nivel mundial. Y mientras todo eso sucedía, se le negaba el acceso a la verdad y a la justicia a las madres y familiares de uruguayos detenidos desaparecidos.

Y ahora, cuando decide volver al ruedo político lanzando su precandidatura, hay que soportar que diga públicamente que las bandas de narcotraficantes empezaron con el Frente Amplio. Lo raro no es que lo diga ya que si algo ha hecho durante toda su vida es mentir y mentir. Lo raro sería que la gente llegara a creer una patraña de tal entidad. La realidad, es que desde hace muchos años, -incluso durante la época en que Sanguinetti gobernaba- el narcotráfico operaba y lo hacía de manera organizada. Todavía tenemos en la memoria aquellas quemas de droga que realizaba el ministro Stirling y que promocionaba a través de los medios de comunicación. Pero esto es tan solo una anécdota, los datos demuestran a las claras cómo, precisamente, fue durante la década de los noventa que el narcotráfico terminó volviéndose un flagelo. En particular y a título de ejemplo, en el año 1995 se pasó de incautar 19.452 a 231.717 gramos de cocaína, lo cual demuestra a las claras de que el problema surgió mucho antes de que el Frente Amplio gobernara. Existen otras cifras, pero creemos que esta sola basta para ejemplificar en grado suficiente lo que decimos.

Por otro lado, todos recordamos durante la década del noventa diferentes hechos delictivos que no dejaban la menor duda de que Uruguay era utilizado como plaza financiera preferida para el lavado de narcodólares. Como ejemplo de esto, allá por el año 1999, era procesado en Argentina el Cr. Juan Carlos Zacarías quien había participado en una operación de lavado de dinero, que incluía la compra de una sociedad anónima en Uruguay. Con todo esto, ¿es serio afirmar que el problema del narcotráfico surgió con el Frente Amplio?

Hay algo que es innegable y es que el Frente Amplio ha desarrollado varias políticas para el combate al narcotráfico. Ello incluye grandes operaciones donde se incautaron importantes volúmenes de droga en conjunto con una política de combate al microtráfico. Una actividad que si bien se manifiesta mayoritariamente en la zona metropolitana, se ha ido extendiendo a todo el territorio. En lo que va de este último período de gobierno, se han cerrado más de 2.400 bocas de drogas en todo el territorio nacional, y se ha incautado 400 kg de marihuana, 133 de cocaína y 57 de pasta base, lo que representan unos $200 millones (unos 6 millones de dólares aproximadamente), en cuatro años (2015- a enero de 2019). Si a estos números de este último período de gobierno le sumamos lo que significa el mercado regulado de la marihuana (estimado por la Junta Nacional de Drogas en un 18% del mercado negro, casi 26 mil consumidores inscriptos a cuatro años de aprobada la regulación), las cifras arrebatadas al narcotráfico aumentan sensiblemente.

El gobierno Frenteamplista se ha plantado de manera firme ante un problema que ya existía desde hace años, lo cual es fácilmente demostrable con hechos y no palabras. Sin embargo, ante la mentira debemos ir con la verdad, con hechos y datos concretos. No debemos caer en el juego de algunos nostálgicos que pretenden volver a utilizar la mentira como herramienta política.

                                                               Dr. Charles Carrera Leal
                                                                Senador de la República
                                                      MPP – Espacio 609 – Frente Amplio