Andrés Berterreche  

Cavilaciones de enero

09/01/2019

Desde donde estoy se ven unas decenas de hectáreas de rastrojo de trigo. Se debe de haber cosechado a tiempo, antes de la tormenta de diciembre, y por las espigas guachas que quedaron al costado del camino parece que el rendimiento fue excepcional. Cuando llegué solo se veía un gran fondo amarillo como reflejando el brillo del sol. Casi 15 días después el contraste de las líneas verdes de una soja de segunda en ese fondo dorado, propio para un cuadro de Van Gogh demuestra la fuerza con la que vienen los cultivos de verano.

Es indiscutible la excelente cosecha de cultivos de invierno que ya se registró, y teniendo en cuenta el magro desempeño de estos el año anterior está claro que va a dar un empuje en el PBI agropecuario, al menos en el sector agrícola.

Pero este verano llovedor parece que también va a empujar, si no pasa nada extraño, a una muy buena cosecha de cultivos de verano y en particular de la soja. Habrá que ver los precios y como se continúa el conflicto comercial entre EUA y China, pero seguro que ante los malos precios y peores rindes del año pasado, también los cultivos de verano darán un aporte positivo al crecimiento agropecuario.

La información del SUL es de un aumento en la exportación en montos globales de carne ovina y lana, y esto también implica un impulso al crecimiento del sector agropecuario en su conjunto.

También hubo, y aquí sí a pesar de los heraldos negros que vaticinaban desastres para esta misma época un año atrás, un aumento en las exportaciones cárnicas.

¿Esto implica que estemos frente a un escenario maravilloso? No.

El agua caída como bendición para ciertos sectores y en ciertos  lugares del país se transforma en un problema que dificulta los procesos productivos en otros sectores (la fruticultura, por ejemplo) y en algunas regiones donde los excesos ya son dañinos.

Además, sectores como el lechero siguen arrastrando problemas de la prolongada crisis de precios, mercados y clima que se dieron entre el 2014 y el 2016.

Lo que está claro es que manifestar que el sector agropecuario está en crisis es por lo menos disparatado, cuando no oportunista.

No se pueden desconocer los problemas sobre todo si se quiere tomar medidas para resolverlo, pero subirse al carro de los sectores con problemas para tratar de apropiarse de los apoyos a los que están verdaderamente complicados no es un problema político menor en año electoral. Es lisa y llanamente inmoral.

Y cuando uno puede leer entrevistas que desde los sectores que no han parado de crecer se quejan y denuncian lo mal que están no es solo el problema de la falta de solidaridad con los que verdaderamente no la están pasando bien, sino que es un “acto preparatorio” para quedarse con beneficios que se deben de proponer a los más infelices para que sean los más privilegiados. Máxime cuando se cobra en porcentaje de ventas y gritando la crisis al mismo tiempo no se baja ni un mísero punto de la comisión que se le cobra al sector.

Hay que seguir ajustando costos y buscando competitividad. Pero no solo del Estado y de los trabajadores como proponen algunos sino de los costos de todos los factores de producción. Y aquí tenemos algunos costos del factor privado de la cadena que también deberían de ajustarse aunque no estén en ninguna proclama veraniega: renta de la tierra, comisiones de la intermediación no productiva, costos y rentas del eslabón industrial de la cadena.

Por último, si ajustamos a la baja los costos del trabajo (tanto salario como servicios que muchas veces se conviertes en sistemas de verdadera autoexplotación para poder sobrevivir) y pedimos rebajas de los costos del Estado, y hasta se amenaza con terrorismo verbal de cortar la cadena de pagos, cuando las circunstancias productivas son malas, ¿quién se queda con el crecimiento económico que se da en sectores que hoy siguen siendo dinámicos como mostramos al principio de estas líneas?

Nos estamos poniendo viejos para que nos digan que es el Carlanco.

El Carlanco organiza y financia la desinformación para apropiarse de los beneficios de todos en estos días de enero.