Manuela Mutti  

47 street

17/05/2018

Se viene un nuevo aniversario del Frente Amplio y nos encontrará en las calles, y no faltará el desorientado que piense que estoy hablando de una tienda de ropa.

Las calles son nuestras
Porque el Frente Amplio nació en ese lugar de tránsito, de encuentro, de intemperie. De estar cansados de siempre lo mismo; cuando lo mismo estaba representado por actores que solo gobernaban para los grandes empresarios locales e internacionales, para sus familiares y amigos.
La calle fue ese lugar real en donde confluyó nuestra necesidad de ser pueblo, un solo pueblo, un solo Uruguay. Sobre todo porque allí fuimos a parar los que habíamos sido olvidados por una clase política que tenía mucho de clase y poco de política. Y nos dimos cuenta que éramos mayoría; aunque para demostrarlo tuvimos que esperar largas noches de botas, tablitas y corralitos.
Hoy la calle nos vuelve a juntar, a encontrar, quizás como nunca en estos últimos 13 años. Con un lindo mensaje, que es el de la vida diciéndote: “no te duermas”.

Una siestita
Fue natural dormirse; juntando el desgaste de ensamblar un país desmembrado a propósito, con la conciencia que al estar tranquila -fruto de su buen trabajo- también se duerme. Pero también fue natural porque los cambios y los derechos que el Frente Amplio introdujo en el quéhacer político nacional, llevó a que los Partidos Tradicionales superaran su conservadurismo (aunque tan solo sea en su discurso) y se arrimaran un poco al “centro”.
Y en ese sueño, irracional como siempre, pasamos por alto el surgimiento de la “derecha social” (aunque tan solo sea en su discurso). Contradicción más grande que los goles de Cavani.

Hoy como ayer
Es lo que tiene el sacudón, no te lastima pero te despierta.
Porque, que los productores chicos tengan dificultades no es una novedad, desde nuestra Diputación los hemos acompañado en sus reclamos y cada vez que alguna inclemencia climática los dejaba patas pa’ arriba. Pero de ahí a que se suban al carro los arribistas, los que defienden el mercado a ultranza porque “el Estado solo sirve para mantener vagos”,  y la oposición encuentre la forma de transformar los problemas de los más chicos en las necesidades de los más grandes…es que, como ayer, hoy volvemos a ser mayoría en las calles.

Más realistas que oficialistas
Vivimos con la contradicción de querer gobernar con justicia social en un sistema que siempre tira hacia el desgobierno. Defendemos nuestro lugar no desde la obsecuencia, sino desde la constatación de los avances logrados. Defendemos la democracia, chueca y todo, porque es la única manera de darle voz a los colectivos.
Mientras existan cosas por cambiar, y ¡vaya si las hay!, habrá Frente Amplio.
Mientras existan derechos que alcanzar, injusticias que resolver, desafíos que transitar, seguirá existiendo la necesidad de un Frente Amplio que nos abrace a todos.

En tus 47 años de esfuerzos, salú!