Orquídea Minetti  

Ojos en el cielo por más seguridad

20/01/2016

Cuando dimos la discusión del Presupuesto Nacional en la Cámara de Diputados, pusimos énfasis en el inciso del Ministerio del Interior, defendimos lo enviado por esta secretaría de Estado, porque estamos totalmente de acuerdo con las estrategias utilizadas en la lucha contra la delincuencia.

Estamos de acuerdo en las modificaciones que en materia de seguridad se enviaron en dicho Presupuesto, incluyendo la propuesta de conformar la unidad aérea de la Policía Nacional.

La Policía estaba trabajando desde marzo del 2015 con un avión Cessna (Águila Uno) que hacía trabajos de patrullaje aéreo, operativos de saturación en los departamentos de Montevideo y Canelones, y ahora, en el verano, está destinado a la Dirección de Policía Caminera en apoyo al tránsito en carreteras nacionales.

El incremento del abigeato resultó ser el disparador para generar la incorporación de una patrulla aérea. Es en este sentido que se alquila una avioneta para incursionar en lugares que en tierra sería imposible. Fue así que comenzó a llegar información relevante que permitió bajar considerablemente este delito.

En este contexto, el Ministerio del Interior, en vista del buen resultado obtenido, proyectó la formación de la unidad aérea, la cual estará conformada por otro avión con las mismas características que el que posee ahora pero más grande y más rápido, cuya nave fue confiscada al narcotráfico y en estos momentos se encuentra en acondicionamiento para estar prontamente operativa.

Además se prevé la compra de tres helicópteros Robinson 44 Raven 2, de similares características a los que utiliza la Policía de Los Ángeles en Estados Unidos, que tecnológicamente están dotados con equipamiento de visión nocturna y cámara térmica, su velocidad es de 212 km por hora, tiene capacidad para tres tripulantes: un piloto, un camarógrafo y un observador, los cuales se encargan de emitir las imágenes, que captarán en vivo al centro de comando unificado, al móvil o en donde se encuentre en esos momentos el comando operativo.

Estas unidades fueron pensadas para tareas operativas, pero también admiten servicio en materia de traslados de uno o dos pasajeros.

Este viejo anhelo del Ministerio Interior, de cambiar un sistema de seguridad pública que tenía muchas falencias, se está haciendo realidad.

Se está capacitando al funcionario policial, se viene mejorando en materia de armamento, poniéndonos al día con la tecnología que es cada vez más necesaria, ya que el delincuente también se perfecciona día a día.

También debemos tener en cuenta, que parte de la estrategia de la Ley Orgánica Policial, se está llevando a cabo, por ejemplo a través de los drones (que ya están funcionando en algunos operativos), de las cámaras de seguridad y poniendo más funcionarios en la calle. Ahora se logrará poner ojos en el cielo.

En el Presupuesto Nacional, la oposición planteó en el transcurso de la discusión en cámara, que no era viable formar pilotos exclusivamente para esta tarea, argumentando que tenemos una Fuerza Aérea. Lástima que su doble discurso nos tiene ya acostumbrados.

Por eso es que el Ministerio del Interior (que debe de velar por la seguridad pública), lleva adelante este proyecto de la Unidad Aérea de la Policía Nacional. Entre otras cosas, uno de los cometidos es ayudar a los efectivos en tierra dándoles una visión más global de cómo se está moviendo el delincuente.

Estas estrategias del Ministerio del Interior nos marcan la lucha frontal que se está dando contra la delincuencia y el narcotráfico.

¡A pesar que unos pocos fomentan la inseguridad, entre todos seguiremos luchando por más seguridad!

Publicado en: Diario La República