Patricia Ayala  

Respeto

11/11/2015

Como todos saben, nos encontramos en una nueva instancia presupuestal. El 20 de octubre entró al Senado el proyecto de ley de Presupuesto para este período de gobierno nacional, con la media sanción de la Cámara de Diputados.

Hay quienes ya tienen experiencia en el tema y quienes, como yo, es la primera vez que nos encontramos en el ámbito legislativo nacional con esta responsabilidad.

Ya van mas de diez días, durante largas jornadas, que estamos trabajándolo, recibiendo a los diferentes ministerios y los viernes durante todo el día recibimos a delegaciones de la sociedad civil con sus planteos hacia el mismo.

Es un presupuesto que fundamentalmente se centra en dos años: 2016 y 2017, motivo explicado por varios representantes del área económica del gobierno. Lo primordial es (sabido también por todos) que estamos atravesando un período de menor crecimiento de la economía nacional, donde la coyuntura regional e internacional colabora aún más a esta situación. Debemos ser cautos a la hora de asignar y comprometer recursos.

Dos cosas me han llamado la atención en este proceso presupuestal: una, la falta de respeto de parte de algunos legisladores hacia la persona de algunos ministros y al gobierno en general, utilizando calificativos, a mi manera de ver, graves. Podemos manifestar y colocar encima de la mesa nuestras discrepancias al respecto pero siempre manteniendo un valor básico de relacionamiento, el respeto hacia el otro, más en un ámbito como el Senado de la República, donde quienes estamos ahí, representamos a la ciudadanía de este país y, creo yo, que las personas que nos adjudicaron esta función esperan por lo menos que los representemos manteniendo el respeto entre nosotros y hacia quienes nos visitan.

Por otro lado, veo como se tergiversan las cosas al hacer las declaraciones en la prensa, lo cual tampoco está bien y además habla del poco respeto que le tienen a la población, otra vez el tema del respeto.

Un ejemplo: el tema medicamentos, por poco se dijo que el gobierno y todos los frenteamplistas somos inhumanos por no brindar la posibilidad de medicación a la población. ¿Cómo es posible que tanto quienes dicen, repican y escuchan puedan creerlo, y ya nos hayamos olvidado que hace muy pocos años atrás, no solo no accedíamos a medicación de alto costo, sino que tampoco se accedía a gran parte de la medicación utilizada frecuentemente?

En los centros de atención en salud era habitual que no encontráramos medicación, que no pudiéramos realizarnos algunos estudios y exámenes necesarios al diagnóstico. Claro está que aún hay que mejorar mucho, pero también es claro que hoy la población accede a servicios que hasta hace poco solo algunos podían hacerlo.

Reafirmando un poco más lo que les estoy diciendo, en 1980 aproximadamente se fundó el Fondo Nacional de Recursos, donde a través de él se financiaban procedimientos como lo son las operaciones cardíacas, las prótesis y otros. En los alrededores del 2000, el Fondo estuvo, como decimos comúnmente, “fundido”. En 2004-2005 comenzó a fortalecerse nuevamente, pero aun comprendiendo solamente procedimientos.

Recién en el 2006-2007 se incorporaron al Fondo la financiación de medicamentos de alto costo, que hasta ese momento muy pocos eran los que podían acceder a ellos. En ese momento se universalizó en el país, nuestro país, Uruguay, la posibilidad de que toda la población pudiera tener el mismo derecho al acceso de ese tipo de medicación, que nunca antes en la historia lo había hecho.

¿Qué fuerza política estaba en el gobierno en ese momento?

Se entiende perfectamente que luego de conquistado un derecho es que levantamos el nivel de la demanda. Más en esta área que muy bien entendemos y compartimos el reclamo de quienes lo necesitan. Pero en otras épocas hubo quienes ni siquiera soñaban con la posibilidad de alcanzar estos beneficios. Hoy muchos los tienen y otros aún no.

Desde el lugar que ocupamos continuaremos trabajando para que llegue el día en que todos accedan a tener las oportunidades que merecemos, sin poner en riesgo lo que ya se ha logrado.

Publicado en: Diario La República