Jorge Meroni  

De Presupuesto y Compromisos Programáticos.

19/10/2015

Del presupuesto todos tenemos grandes expectativas, esperamos que resuelva todo y eso es humano; arrastramos problemas desde hace muchos años es verdad, logramos resolver algunos desde el 2005  a la actualidad pero queda un pasivo de pobreza, indigencia, salarios sumergidos, problemas educativos, sociales que no se pueden resolver de un plumazo eso lo sabemos todos, pero también hay decisiones que los sucesivos gobiernos frenteamplistas hemos tomado, que tienen que ver mucho con nuestra identidad de izquierda; antes de que fuéramos gobierno el Estado pagaba un 21% de los recursos en intereses de la deuda
externa ahora no solo pagamos un 9% lo que significa que bajamos ese peso importante sino que además la diferencia la invertimos en políticas sociales. Esta definición política tiene que ver con nuestra forma de gobernar ya que los recursos que ahorramos los volcamos a los más desprotegidos, los que sucesivamente han pagado los platos rotos de las crisis, esos uruguayos a los que en algún momento el Estado debía considerar y por supuesto de eso estamos orgullosos.

La apuesta que hemos hecho desde que el FA es gobierno; es asumir que los problemas son muchos y atacar esas desigualdades con valentía tratando de mejorar esas situaciones de forma coherente sin locuras pero con la certeza que con tiempo y decisiones políticas correctas llegaremos al objetivo que anhelamos: una sociedad más justa y solidaria.

Para ello el presupuesto es la expresión fiscal de los compromisos que como fuerza política asumimos ante la ciudadanía, este refleja las prioridades y señas de identidad del proyecto político del gobierno electo democráticamente por los uruguayos, y asigna recursos públicos dando forma al despliegue de programas y políticas que darán continuidad al proceso de desarrollo económico y social que buscamos.  Este se basa en un análisis riguroso de la situación y perspectivas económicas que tenemos a nivel nacional pero por supuesto también tomando en cuenta el marco regional e internacional.

No debemos olvidar que el 70% de este presupuesto en el gasto público tiene leyes o contratos definidos previamente que no podemos tocar como por ejemplo: pago de salarios, pasividades y obligaciones contraídas lo que por supuesto supone que solo en un 30% de este presupuesto podremos tomar las decisiones políticas que culminaran en recursos cumpliendo con la prioridades que este gobierno se plantea llevar adelante.

Una novedad de este presupuesto que no hay que olvidar es que solo contiene el periodo de 2016¬-2017 y no el quinquenio como estamos acostumbrados en este país; otra vez el FA innovando entendiendo que las dificultades de la globalización y sus consecuencias de la dinámica económica cambiante,  que demuestra que no podemos seriamente tomar un periodo tan largo haciendo “futurología”;  y digo esto subrayando que es el FA quien demuestra que también en este país se puede innovar,  aprendiendo de la experiencias del “mundo”, que no hace propuesta quinquenales sino que prevé plazos más exiguos que le permiten redireccionar sus recursos y trabajar sobre períodos más cortos que estarán más cerca de esta realidad tan dinámica.

Las rendiciones de cuenta posteriores permitirán reasignar como esperamos mayores partidas presupuestales para poder cumplir con todos los compromisos adquiridos con la ciudadanía; algunos pueden tener dudas de lo que expreso pero a las pruebas me remito, todos los organismos internacionales reconocen que en nuestro país hemos logrado el mayor abatimiento de la pobreza y excelentes resultados en políticas sociales y a su vez tanto el FMI como la CEPAL declaran que Uruguay seguirá creciendo y no tendrá recesión; esos mismos organismos que muchos desde el parlamento (y no de la fuerza política, FA) reconocen la seriedad y experticia que tienen en los temas económicos.

Hoy tenemos fortalezas innegables gracias al importante proceso de inversión de más de un 22% que nuestra fuerza política realizó y cambios profundos en la estructura productiva que generó diversificación, innovación y mayor conocimiento en el sistema productivo que pone a la economía en condiciones favorables para enfrentar el entorno adverso.

Las prioridades asumidas con la población por supuesto están contempladas en los recursos que este presupuesto establece por eso la Educación, el Sistema Nacional de Cuidados, la Infraestructura, la Salud, la Seguridad Pública y la descentralización son las áreas priorizadas por nuestro Ejecutivo en cumplimiento a los compromisos asumidos, es ambicioso y llevado a números, es en definitiva nuestro plan de gobierno.

Con respecto a los fondos que se destinarán a la Educación, el Ejecutivo definió que en los dos primeros años será de entre el 4,7 % y 4,8 % del producto bruto interno, al finalizar 2017 se alcanzará el 5 % y se proyecta llegar al 6 %, en los dos últimos años de gestión, tal como prometimos en el programa de gobierno

Se acrecentó 280 millones de dólares en 2016 y 190 millones de dólares en 2017 para los objetivos prioritarios. Esto es excluyendo todo lo demás, que son los mejoramientos que hubo antes y que se mantienen. Lo que hace 470 millones de dólares incrementales y si a eso le agregamos lo que se mantiene, da los 1.100.000.000 dólares.

Existe un aumento real del Presupuesto desde el 2005-¬2014 que se desglosa de la siguiente manera: en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) 158%, en la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), 122%; en el Ministerio del Interior, 116%, en la Universidad de la República, 118%, en el Instituto del Niño y el Adolescente de Uruguay (INAU), 192%; y en el Ministerio de Vivienda, 98%., esto convencidos que el crecimiento promedió el 2,5 % para 2015 y 2019.

Para demostrar con números que las prioridades marcadas por el gobierno y asumiendo los compromisos con la ciudadanía diríamos que el incremento en las áreas prioritarias son:
- 40% más a la educación, desde el 2005 la educación recibe la mayor asignación de recursos presupuestales demostrando no solo en el discurso sino en números que desde que el FA es gobierno la educación es un pilar fundamental en la construcción de esa sociedad más justa que buscamos ya que sin ella no podremos tener una sociedad más igualitaria donde no importe donde nacen y crecen los ciudadanos sino que todos tendremos las mismas oportunidades de crecimiento personal y colectivo para poder construir esas sociedad que todos queremos.

- 14% para la creación y funcionamiento del Sistema Nacional de Cuidados; política transversal que involucra acciones de diferentes instituciones y es por ello que esas asignaciones presupuestales se distribuyen en los diferentes organismos; no construiremos esa sociedad más justa si no atendemos desde el nacimiento hasta la tercera edad a todos los habitantes de este país; no podemos negar que los uruguayos que nacen en los quintiles más pobres no tienen posibilidades de gozar de esos cuidados y muchas veces quedan olvidados y disminuidos en sus capacidades no sintiéndose parte de este crecimiento innegable que el Uruguay ha tenido desde el 2005.

- 10% de incremento en Infraestructura. Todos reconocemos que esta área debe ser mejorada, ya que de ella también depende el crecimiento económico de nuestro país; el atraso de la misma  condiciona el desarrollo estratégico que desde las definiciones y acciones programáticas hemos priorizado.  El Ejecutivo entonces deberá generar obras en vialidad, dragado del Río Uruguay y contraparte local en el Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur para el desarrollo de infraestructura vial y ferroviaria.

- 7% en Salud,  esto servirá para la presupuestación del personal de Comisión de apoyo, creación de cargos asistenciales indispensables y adecuación de las remuneraciones salariales para auxiliares y licenciados en enfermería y por supuesto la mejora de infraestructura edilicia y equipamiento para centros de salud y sobre todo de salud mental también olvidados durante décadas. Se fortalecen recursos para el Hospital de Clínicas que todos reclamamos ya que allí se forman los futuros profesionales.

- 6% a la Seguridad para implementar la Ley Orgánica Policial que aprobamos en el 2014 y que regirá el año próximo, que prevé cambios en los escalafones policiales y que implica ajustes salariales. Se implementa también la alta dedicación exclusiva que busca por supuesto mejorar la efectividad de la respuesta policial. Los cambios en seguridad han sido importantes pero por supuesto que reconocemos que no suficiente, la delincuencia ha crecido en este país, la droga y el dinero fácil así como las diferentes crisis condicionaron la educación de generaciones enteras. Hoy tenemos la responsabilidad de correr de atrás ya que la policía no estaba preparada para lo que hoy sucede no solo en nuestro país sino en el mundo.

- 5% para el INAU¬-SIRPA,  este es el organismo que ha tenido mayores incrementos presupuestales desde que somos gobierno; estos son destinados a contratación de nuevo personal, incrementos salariales. No olvidemos que aquí están por el sistema nacional de cuidados,  los CAIFs y siendo coherentes con lo planteado anteriormente,  debemos cuidar a nuestros niños desde su nacimiento sino condenamos a esta sociedad que tanto queremos mejorar. En cuanto al SIRPA debemos mejorar la situación edilicia y trabajar mucho en la rehabilitación única forma de recuperar esos jóvenes, tema que tanto nos preocupa.

- 4% a la Descentralización. Nuevamente hemos acordado con los gobiernos departamentales para las partidas que recibirán del gobierno nacional, convencidos que es el gobierno de cercanía quién puede mejor responder a las necesidades de la población. Este compromiso que esta fuerza política tiene con la descentralización se demuestra no solo en discursos sino también en hechos se amplía el fondo de incentivos para la gestión de los municipios, el fondo de desarrollo del interior con un monto considerable, los programas de caminería departamental se centralizaron en la OPP, el subsidio de alumbrado público y el SUCIVE, asegurará a los gobiernos departamentales recursos genuinos, también tendrán una partida para la realización de obras de infraestructura en el área metropolitana.

Pero también y no hay que olvidarlo que hubieron abatimientos en los diferentes ministerios para contribuir en 761 millones de pesos,  aportando solidariamente a la creación de ese sistema nacional de cuidados que nos comprometimos en las últimas elecciones; olvidando las chacras que se generan históricamente en el Estado, apostando como debe ser a una política integral que permitirá construir ese país que todos buscamos.

No debemos olvidar tampoco que el MVOTMA tendrá un incremento de sus recursos que pasan de 5600 millones de pesos en 2015 a más de 8500 millones de pesos en 2019 esto gracias al ajuste automático de sus créditos presupuestales y por supuesto el incremento de los créditos originado por el recupero de préstamos. El plan juntos se integra a la Dirección nacional de vivienda del MVOTMA lo que permitirá hablar de un sistema público de vivienda que podrá actuar con sus diferentes planes para atender las diferentes necesidades de la población.

Como verán solo es un punteo de lo que considero tiene relevancia; tratando de establecer un resumen de los compromisos de nuestra fuerza política y la consecuencia presupuestal que estas tuvieron; es una práctica obligatoria porque después las promesas pasan a ser compromisos y eso es lo que debemos demostrar.

Hubieron algunos cambios en la asignación de recursos después de la llegada del presupuesto al parlamento; se redireccionaron algunos de ellos pero siempre cumpliendo con los compromisos asumidos porque eso es lo importante, esta fuerza política construye colectivamente las salidas tratando de conciliar las diferentes propuestas; ese es nuestro camino pero también nuestra fortaleza unidad en la diversidad, este presupuesto no solucionará todos los problemas que tenemos hubieron muchos años de retroceso; donde las políticas neoliberales fueron carcomiendo los pilares de un Estado que terminó muy débil y en una crisis que los uruguayos no olvidaremos; pero este es el camino: la distribución de los recursos pensando en los trabajadores, nuestros viejos, nuestros niños, en definitiva en nuestro pueblo y mientras exista un excluido en nuestro país seguiremos luchando por esa sociedad que soñamos.