Manuela Mutti  

Subsidio por desempleo a los trabajadores del citrus

15/08/2017

Desde hace algún tiempo, el sector citrícola de nuestro país viene atravesando una situación compleja en cuanto a la colocación de su producción en el mundo, sobre todo en su principal mercado: la unión europea.

Asimismo, las inclemencias climáticas que se vienen arrastrando en los últimos años han incidido en la calidad de los productos y, por ende, en su aptitud para ser exportables. 

Todo esto ha repercutido negativamente en la productividad del sector y en la actividad de las empresas que llevan adelante la producción y comercialización citrícola, haciendo que los mayores perjuicios recaigan en los trabajadores: con pagos que se dilatan y acuerdos tripartitos que no se cumplen.

A esto se le suma el plan estratégico para la reconversión del citrus y su concepto de sustentabilidad social, mediante el cual la reconversión varietal achica la zafra.

Debemos pensar no solo en el seguro especial, sino además en planes de formación profesional para el sector.

Pensar en el seguro especial para trabajadores del citrus, es pensar principalmente en tres departamentos: Salto, Paysandú y Río Negro. Departamentos que por su contexto de desempleo no permiten una reconversión laboral de los trabajadores, sintiéndose rápidamente el fin de la zafra citrícola en nuestras poblaciones.

Hablamos de cerca de 5000 trabajadores, de sus familias. Pero también hablamos del almacenero del barrio, de los gurises que estudian a esfuerzos de sus padres, de las tarjetas MIDES que no serán necesarias, de los trabajadores más sumergidos de nuestro país.

Sabemos del interés político ya expreso en el último diálogo nacional de seguridad social, en el que hubo consenso sobre la necesidad de ampliar la cobertura del seguro de paro para los sectores zafrales.

Por estas razones presentamos una Minuta de Comunicación en el Plenario de la Cámara de Representantes para que el Poder Ejecutivo establezca, por un plazo de hasta un año, un régimen de subsidio por desempleo total o parcial para los trabajadores del sector citrícola. Es decir, un paraguas de contención social, a un grupo de trabajadores del litoral que sostienen sus hogares en uno de los sectores más vulnerables de nuestro país.

Existen antecedentes de que en años anteriores, el Poder Ejecutivo utilizó esta facultad conferida por la norma, en este sector, a través del Decreto Nº 266/012 de 15 de agosto de 2012 y la Resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social dictada en ejercicio de atribuciones delegadas el 6 de octubre de 2016.

El escenario referido de los trabajadores del sector citrícola, justifica debidamente el ejercicio de la facultad que la Ley le confiere al Poder Ejecutivo, siendo claras las razones de interés general.